Top Ad

Sobre el cierre de playas, las microalgas y los vertidos de aguas residuales al mar (IV)

Sobre el cierre de playas, las microalgas y los vertidos de aguas residuales al mar (IV)

(…Continuación)

El debate sobre el fenómeno de la aparición en las costas canarias de las ‘microalgas’ o ‘cianobacterias’ se centró en si su aparición estaba o no relacionada con el vertido al mar de las aguas residuales deficientemente depuradas, un problema por el que España ha sido sancionada económicamente por la Unión Europea y que continúa siendo una asignatura pendiente de nuestros responsables políticos que en buena medida han estado ‘mirando para otro lado’.

En este sentido se pronunciaba José Carlos Alberto el 31 de julio del pasado año en el siguiente escrito que con el titular ‘¿Microalgas?’ publicaba ELDÍA.es en la sección ‘Criterios’:

« La mala pinta de nuestras costas tiene a toda la isla enloquecida. El debate se centra en si estos manchones son realmente microalgas o caca mal tratada por los emisarios submarinos. Es la conversación del verano en los bares y la tendencia en las redes. Y la indignación ha tomado el mando ante los desagradables lamparones que estos días se han instalado en nuestro litoral. Pero este mundo no es “o”, sino “y”. Quiero decir que no tiene que ser una cosa “o” la otra, sino que es una cosa “y” la otra. Por un lado es cierto que existen microalgas, pero además, y por las deficientes infraestructuras de saneamiento que tenemos, nuestras costas vuelven a padecer el mal tratamiento de las aguas fecales. Son casi 50 años en muchos lugares con los mismos emisarios submarinos en zonas que han cuadruplicado su población.

La solución pasa por cambiar los emisarios que vierten con un engañoso “pretratado” las cacas al mar por depuradoras que funcionen y conviertan las aguas fecales en aguas de riego. Y si bien tras una norma a medida del Gobierno de Canarias los ayuntamientos pueden soltar estos vertidos, la Unión Europea ya ha sancionado a España por ello ya que solo puede sancionar a los estados. Pero la clave la daba este sábado en la primera página de EL DÍA la dirección general de Salud Pública que decía que por microalgas no se prohíbe el baño sino que se desaconseja; y claro, una vez tras otra, las playas están cerradas. ¿Microalgas? »

Aunque desde el Gobierno de Canarias se insiste en no relacionar la aparición de las microalgas con los vertidos de las aguas residuales, sin embargo el debate se intensifica entre la ciudadanía. Así, con el titular ‘La invasión de microalgas, sin riesgo según Sanidad, provoca una psicosis’, el 10 de agosto Diario de Avisos publica lo siguiente:

« Son microalgas por el aumento de la temperatura del mar debido al cambio climático y no contaminación por aguas residuales. Lo han reiterado expertos y la propia Consejería de Sanidad del Gobierno canario al explicar la presencia de estos microorganismos (cianobacterias) que colorean de marrón el agua del mar. La autoridad sanitaria minimiza los riesgos y solo recomienda no bañarse dentro de estas manchas, porque pueden llegar a irritar la piel, pero sin obligar al cierre de playas, pues la calidad del agua, según este organismo público, es “excelente” en el litoral canario.

Pero el debate está que arde en las redes sociales, donde la población que acude a las playas comparte fotos y vídeos con esta manchas y entabla debates en los que pone en duda que los vertidos de aguas negras sin la debida depuración en Canarias -un problema de sobra conocido- no estén contribuyendo a esta proliferación de microalgas sin precedentes, al menos con tal intensidad, en islas como Tenerife.

No faltan quienes en Twitter o Facebook atribuyen estas manchas directamente a aguas fecales, algo que Sanidad niega de modo tajante. La realidad es que la sociedad mezcla ambos problemas porque los dos son eso, problemas fácilmente asociables. De hecho, en el último censo oficial disponible, con datos de 2007, existía la friolera de 378 puntos de vertidos de tierra al mar en Canarias sin autorización, el 74% del total, mientras solo 107 estaban legalizados. Por incumplir la normativa de depuración de aguas y verterla al mar sin el tratamiento adecuado en la costa española, incluida la canaria, la Comisión Europea propuso a fines de 2016 multar a España con 46 millones de euros.

Pero Sanidad ha intentado, por lo que se ve aún sin éxito, cortar de raíz la preocupación social por las microalgas, y salió al paso de informaciones que cree alarmistas en la prensa británica. “Advierten a los turistas de Canarias para que eviten las algas tóxicas conocidas como serrín del mar”, rezaba un titular en The Guardian en una noticia firmada por la agencia France Press.

Abundan en las redes sociales opiniones entre la población canaria de quienes sospechan que se trata de minimizar los dos problemas para no perjudicar al turismo, que vive unos años de récords absolutos. Incluso circulan mensajes en WhatsApp sobre bañistas que han contraído gastroenteritis o hepatitis A, extremo no confirmado. Hace unos días, la jefa del Servicio de Sanidad Ambiental del Gobierno canario, Luisa Pita, declaró a este periódico que “en ningún caso” estas mareas rojas las provocan aguas fecales, pues asegura que esa contaminación, cuando se da, ni siquiera se ve a simple vista. Sin embargo, la profesora de Botánica Marina de la Universidad de La Laguna Marta Sansón declaró a finales de julio al DIARIO que “los vertidos, aunque no tengan relación directa, sí favorecen estos fenómenos, porque desequilibran los ecosistemas; y también la calima, que trae hierro, sirve de nutriente” a estos microorganismos.

NO HAY CIERRE DE PLAYAS, PERO SE RECOMIENDA EVITAR LAS MAREAS ROJAS

Desde la Consejería de Sanidad de Canarias indicaron ayer que “la mayoría de estas cianobacterias son inocuas, pero algunas sí tienen efectos irritantes”, por lo que asegura que comunicó a los ayuntamientos que recomendaran a los usuarios de sus playas evitar el baño en las zonas donde se observen estas manchas “con cartelería o con las personas que prestan allí sus servicios, como los socorristas”. Estos bancos de microalgas suelen darse en alta mar, pero distintos factores -desde las temperaturas a las corrientes, pasando por el polvo en suspensión asociado a la calima- han hecho que se aproxime a la costa. En la Consejería de Sanidad quisieron dejar claro, como ya hiciera anteriormente en un comunicado, que este fenómeno no tiene nada que ver con la contaminación. »

Sin embargo, determinados responsables políticos no dudaban en vincular ambos fenómenos, como el subdelegado del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife, Guillermo Díaz Guerra, cuya opinión dio a conocer el 11 agosto la Agencia EFE en un escrito con el titular ‘La Subdelegación del Gobierno vincula las microalgas a los vertidos fecales’ que decía:

« El subdelegado del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife, Guillermo Díaz Guerra (del PP), ha afirmado este jueves que la contaminación por microalgas en la costa “es el síntoma de una enfermedad” y por ello se debe trabajar en su origen, que es el aporte de nutrientes al mar, como las aguas sin tratar.

Guillermo Díaz Guerra ha indicado este jueves en declaraciones a los periodistas que la aparición o proliferación de microorganismos de cualquier tipo implica que hay nutrientes en el mar, ya sea nitrógeno, fósforo o materia orgánica.

Añadió que Salvamento Marítimo trabaja contra el síntoma de la enfermedad puesto que “efectivamente” ha habido avisos de presencia de manchas en las que sus barcos han procedido a la dispersión mecánica, pero, advirtió el subdelegado, donde no puede entrar este cuerpo de seguridad y emergencias en el mar es “en el origen” de esta contaminación.

“No existe ninguna duda de que hay una vinculación entre el aporte de nutrientes al mar, en este caso aguas sin tratar, y que aparezcan organismos, en este caso microalgas”, señaló Díaz Guerra, para quien el trabajo no debe centrarse tanto en la eliminación de ese síntoma como en la prevención de que aparezca “la enfermedad”.

El paso previo para ello debe estar en la lucha contra los vertidos de aguas sin tratar, que “lógicamente”, continuó, reduciría esa aparición de microorganismos.

Recordó el subdelegado del Gobierno que el Estado aprobó en 1993 una orden para regular el contenido máximo de los vertidos al mar, pero son las comunidades autónomas las que tienen la competencia sobre su control y vigilancia, y luego corresponde a cabildos o a ayuntamientos la gestión de las depuradoras comarcales.

Puntualizó que hay un excesivo vertido de aguas residuales sin tratar al mar, cifrado en casi el 70%, y detalló que hace dos semanas el Gobierno central aprobó una inversión de 32 millones de euros para la depuradora de Santa Cruz de Tenerife, lo que, agregó, ayudará a aliviar esta cuestión.

También precisó el subdelegado que corresponde a la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad efectuar las recomendaciones de baño y hasta ahora, señaló, ha considerado que las microalgas no perjudican la salud de los bañistas y por ello aconseja o desaconseja el baño con la instalación de las banderas pertinentes en el litoral. »

Diferente punto de vista muestran determinadas personalidades del mundio científico, como el que recogía ELDÍA.es el 11 agosto en el siguiente artículo con el título Del fondo marino a la costa canaria’:

« Naturales y muy comunes en zonas tropicales, así es como define las “Trichodesmium erythraeum” el investigador del Banco Español de Algas (BEA) adscrito a la Universidad de las Palmas de Gran Canaria, Emilio Soler.

Las (mal) llamadas microalgas, pues no son algas, sino cianobacterias, se llevan estudiando en este centro desde que aparecieron en 2004, y de forma protocolizada desde 2012. “No es un fenómeno nuevo”, explica Soler, quien remarca que “es muy común en las aguas oceánicas”, donde conviven a 100 metros de profundidad con otros microorganismos.

Una realidad que también confirma Javier Arístegui, catedrático en Ecología y miembro del Instituto de Oceanografía y Cambio Global, quien asegura que si cualquier día pasas por las aguas del sur de Gran Canaria o de Tenerife, que siempre están “más tranquilas”, y lanzas una red a 100 metros de profundidad, saldrá recubierta de estas cianobacterias.

No suelen salir a la superficie hasta que las condiciones son ideales para ellas, aunque eso no implica que no lo intenten. “Poseen unas vesículas de gas con las que pueden subir a la superficie para captar toda la radiación solar”, incide el investigador.

De hecho, esto es esencial para su supervivencia, pues de la luz solar depende su alimento. “Hacen la fotosíntesis, de hecho, son las que oxigenan La Tierra”, insiste Luisa Pita, jefa del Servicio de Sanidad Ambiental de la Dirección General de Salud Pública.

Cuando ven la oportunidad, porque la columna de agua donde se encuentran ha dejado de moverse, se impulsan, salen a la superficie y crecen de forma masiva.

Este año en Canarias han proliferado de manera especial en las costas, no obstante, no es la primera vez que sucede y, de hecho, lo suele hacer casi todos los años en las aguas exteriores.

Su crecimiento o “bloom” (afloramiento) depende de muchos factores, entre ellos la temperatura del agua, la irradiación solar, la baja intensidad del alisio, las corrientes y mareas, y la calima que traslada pulsos de fósforo y hierro.

Nada tienen que ver los vertidos de aguas fecales en el mar, pues estos organismos “no precisan la eutrofización o enriquecimiento del medio con residuos”. “Precisamente” éstas no tienen ninguna “relación directa con ellos”, resaltan tanto Soler como Arístegui.

Una vez llegan a la parte alta del mar, empiezan a juntarse unas con otras mediante sus filamentos, formando la capa oleosa y de color marrón. En su evolución se encuentra otro fenómeno avistado en las Islas, la generación de espumas o “nata”. Un hecho que tampoco es de extrañar pues nos hemos encontrado las últimas semanas con alertas por viento y oleaje. “Si agitas algo se produce una rotura de células”, explica Soler, lo que, en este caso, se representa en una “espuma”.

El fenómeno de los “blooms” o florecimiento de las microalgas es muy común en las zonas tropicales y, debido al cambio climático, los canarios “tenemos que empezar a entender que nuestro paraíso no está ajeno a este fenómeno”, incide el investigador, que remarca que las microalgas seguirán visitándonos y cada vez de forma más continuada… »

Tan controvertido asunto ha sido incluso motivo para un tema musical, tal como lo recogía el 12 de agosto del pasado año laopinion.es en un artículo que, con el titular Las microalgas protagonizan la canción del verano en Canarias’ y la entradilla ‘Un joven chicharrero consigue hacer viral un tema protagonizado por una de estas microalgas que pide cariño porque se siente poco querida en Tenerife’, decía:

« Con todo el revuelo que se ha formado con las mocroalgas; que si están relacionadas con vertidos fecales; que si son un fenómeno natural que se produce por diversos factores biológicos, ambientales y climatológicos; que si son las causantes del aumento de casos de Hepatitis A; que si playas que cierran tras colocar la bandera roja y desacuerdos entre las teorías de representantes políticos y expertos biólogos, no es de extrañar que la aparición de estas manchas en el litoral de Tenerife se haya convertido en tema fundamental de las conversaciones entre amigos y familias canarias.

Tampoco es de extrañar que con tanto ‘follón’ al final estas floraciones o manchas tengan su propia canción. El responsable parece ser un chicharrero, Enrique Rodda, que bajo el título ‘Quiero ser tu microalga’ ha publicado en su cuenta de Facebook esta canción que pone voz a las microalgas, que piden cariño ya que se sienten poco queridas en las costas de la isla, y se disculpan con los tinerfeños. “Sólo tengo una célula, y no me pusieron patas pa’ marcharme de esta isla, pues aquí nadie me quiere, quién sabe si en Gran Canaria mi compañía me prefieren”, entona en un momento de la canción.

El vídeo ha comenzado a recorrer Whatsapp las redes sociales y se ha empezado a viralizar. Desde que su autor la subiera a su cuenta de Facebook, -hace menos de 24 horas en el momento de realizar este escrito-, ha sumado ya más de 18.000 reproducciones. »

(Continuará…)

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *