La celebración del Año Nuevo

La celebración del Año Nuevo

El Año Nuevo, que es una celebración para conmemorar el siguiente año del calendario, se realiza con independencia del tipo de calendario utilizado, siendo la más común la del 1 de enero que procede del calendario gregoriano, que fue instaurado por el papa Gregorio XIII en 1582 y se utiliza en la mayoría de los países del mundo.

El comienzo de un nuevo año tiene un significado especial para las diferentes culturas del mundo. Es un momento lleno de historia y tradiciones y, aunque la mayoría de nosotros celebramos y nos ponemos unas metas para el Año Nuevo, es muy poco conocido lo que hay detrás de las celebraciones y propósitos, y es probable que sean pocas las personas que conozcan las distintas maneras en las que se recibe el Año Nuevo en las diferentes culturas.

UN POCO DE HISTORIA

La celebración del año nuevo se remonta a hace 4.000 años, pero no se inició en las culturas occidentales hasta hace solo 400 años. La fiesta comenzó en la antigua Babilonia (hoy Irak) alrededor del año 2000 a.C. Sin embargo, los babilonios comenzaron su año nuevo cerca del final de lo que hoy es marzo y coincidiendo con el equinoccio de primavera, un tiempo lógico para empezar un nuevo año ya que el invierno había terminado, la primavera con su nueva vida comenzaba y los cultivos se plantaban para el año siguiente. Es lo que se conoce como el comienzo del ‘año natural’.

En el año 153 a.C. el Senado romano decretó que el año nuevo comenzaría el 1 de enero. Hizo este decreto para corregir el calendario, que se había salido de sincronía con el Sol. Si bien el 1 de enero no tiene un significado agrícola o estacional, sí tenía un significado civil, pues en esa fecha los recientemente elegidos cónsules romanos asumían sus cargos. Es interesante saber que el mes de enero se llama así por el Dios romano Jano, que tiene dos caras que pueden representar el mirar hacia atrás al año viejo y la otra mirando hacia adelante, hacia el nuevo.

Tradicionalmente, el calendario romano comenzaba el primer día del mes de marzo. Sin embargo, como era en el mes de enero (el undécimo mes) cuando los cónsules de la Antigua Roma asumían el gobierno, por eso Julio César en el año 47 a.C. modificó el sistema y creó el calendario juliano que, con algunas modificaciones realizadas en tiempos del cónsul Marco Antonio en 44 a.C., el emperador Augusto César en 8 a.C. y, finalmente, por el papa Gregorio XIII en 1582, se utiliza hasta hoy. En éste, el año comienza el día 1 de enero, costumbre que el calendario gregoriano mantuvo y cuya celebración adquirió un significado profundamente religioso durante la Edad Media y los siglos posteriores.

La celebración del Año Nuevo era una práctica pagana y, por esta razón, la Iglesia Cristiana temprana la condenó. Sin embargo, para facilitar la conversión de los paganos al Cristianismo, la Iglesia aceptó la celebración del primero de enero, pero la convirtió en la Fiesta de la Circuncisión de Cristo. Según la tradición judeo-cristiana, el 1 de enero coincide con la circuncisión de Cristo (al octavo día de su nacimiento), cuando recibe el nombre de Jesús (según el Evangelio de Lucas).

Con la expansión de la cultura occidental al resto del mundo durante el siglo XX, el 1 de enero se convirtió en una fecha de carácter universal, incluso en países con sus propias celebraciones de Año Nuevo como, por ejemplo, China.

Feliz Año Nuevo 2015 - 4

En la actualidad, la conmemoración de Año Nuevo es una de las principales celebraciones en el mundo. Grandes eventos se realizan en las principales ciudades durante la Nochevieja, siendo acompañadas con los más grandes eventos de pirotecnia.  Así, mientras en Sidney se lanzan a medianoche más de 80.000 fuegos de artificio ante más de un millón y medio de asistentes, en Valparaíso (Chile) reciben a más de dos millones de visitantes para presenciar la pirotecnia más extensa del mundo a lo largo de 30 kilómetros de fuegos de artificio sobre toda la bahía y, en Nueva York, la celebración se concentra en torno a una gran bola de cristal que desciende sobre una multitud en Times Square, siendo la fiesta que ha concentrado el mayor número de asistentes, concretamente más de tres millones de personas en 2009.

En las celebraciones del año nuevo de 2014, los fuegos artificiales arrojados en Dubái quedaron en el Libro Guinness de los Récords por ser registrados como los más grandes del mundo, donde en 6 minutos se activaron 450.000 fuegos artificiales desde 400 lugares.

El primer lugar del planeta en recibir el nuevo año es Kiribati, en las islas Caroline y Kiritimati, mientras que Samoa Americana y la isla de Alofi son los últimos lugares en hacerlo.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *