Historia y simbología de los Reyes Magos

Historia y simbología de los Reyes Magos

Alrededor de los Reyes Magos hay cierto misterio. Poco se sabe del origen de éstosmás allá de que fueron a ver al Niño Jesús y le dejaron presentes de oro, incienso y mirra. ¿De dónde sale esta historia? ¿Existieron alguna vez estos personajes que sólo son citados una única vez en la Biblia, concretamente en el Evangelio de San Mateo, donde solamente se habla de unos ‘magos’, pero no se precisan sus nombres, ni su procedencia, ni sus rasgos, ni que fuesen reyes y ni tan siquiera que fuesen tres?

El ‘Día de Reyes’ comenzó a celebrarse a principios del siglo III por los cristianos orientales de Constantinopla coincidiendo con la fiesta pagana del nacimiento del Aion, símbolo del Tiempo Nuevo. En Occidente su práctica procede del siglo V, y la costumbre de incorporar regalos surgió a mediados del siglo XIX para contrarrestar la tradición pagana de San Nicolás, un obispo de la Iglesia oriental que vivió en el siglo IV y que era conocido por su generosidad con los niños. Con el paso del tiempo, San Nicolás se ha transformado en Santa Claus.

Al principio, en lugar de juguetes los Reyes traían ropa, comida, e incluso leña y carbón a l@s niñ@s que se portaban mal. Sin embargo, hoy en día la lluvia de regalos parece no tener fin. En los países donde se celebra, el ‘Día de Reyes’ sigue siendo el favorito de l@s niñ@s, que dejan junto a sus zapatos leche y galletas para alimentar a los Reyes, o junto a las puertas de sus casas hierba para alimentar a los camellos.

Resultado de imagen de el auto de los Reyes Magos

El Auto de los Reyes Magos, también conocido como Adoración a los Reyes Magos, es un antiguo manuscrito toledano que representa una obra dramática escrita probablemente en el siglo XII y considerada la primera obra teatral castellana y española. No fue hasta el siglo XVIII que fue descubierto por un canónigo de la catedral de Toledo y se conserva en la Biblioteca Nacional de España junto a códices medievales y renacentistas que nos permiten reconstruir cómo se forjó la leyenda de los tres Reyes Magos durante la Edad Media, pues fue entonces cuando tomó forma la historia que conocemos hoy en día y cuando los ‘magos’ a que se refiere San Mateo recibieron el tratamiento de ‘reyes’ por primera vez.

La obra no define a Melchor, Gaspar y Baltasar como nobles sino como tres astrólogos que debaten sobre el hallazgo de una nueva estrella y su posible significado, algo que relacionan con el nacimiento de un posible Mesías. Para averiguar la verdadera naturaleza del recién nacido, deciden hacerle varios regalos: si fuera un rey de la tierra, preferirá el oro; si fuera un rey del cielo, querrá la mirra. Pero dejará las dos por el incienso. El manuscrito muestra asimismo a los Reyes Magos visitando el palacio de Herodes, quien promete ir a adorar también al Niño, aunque después se muestra temeroso de su nacimiento.

Hasta el siglo X a los Reyes Magos se les identificaba como sacerdotes persas del culto a Mitra. Al principio eran blancos, o en algunas versiones de la iglesia temprana los tres procedían de las tres razas conocidas de la humanidad (la europea, la asiática y la africana), aunque en las imágenes artísticas de aquellos tiempos todos eran más blancos que la harina. No es hasta el siglo XVI que Baltasar aparece de raza negra.

Resultado de imagen de el auto de los Reyes Magos

Así, según la leyenda, Melchor es el más anciano y pasó a simbolizar a los europeos, ofreciendo a Jesús el oro; Gaspar representa a los semitas de Asia y trae el incienso; y Baltasar viene de Africa con su mirra. Según una de las tantas tradiciones de la Navidad, los Reyes Magos partieron por mar hacia la India después de ver al niño Jesús advertidos por un ángel del Señor. Allí el apóstol Tomás los bautizó y los consagró como obispos.

Melchor (Magalath) es un anciano de cabellos y larga barba blancos que hace entrega de la ‘mirra’, una sustancia rojiza aromática común en Medio Oriente para la elaboración de perfumes. Antiguamente era muy valorada porque se usaba para el aceite de la santa unción, para uso santísimo y como bálsamo para la santa sepultura. La mirra es el símbolo del hombre y representa la humanidad de Jesús.

Gaspar (Galgalath) es el más joven y rubio de los tres Reyes Magos, que hace entrega del ‘incienso’, una preparación de resinas aromáticas que se suele usar para rituales religiosos. Antiguamente era para uso exclusivamente sagrado y tenía un simbolismo muy profundo y espiritual. Tenía que ser quemado en el santuario cada día y cada noche como ofrenda agradable al Señor. El incienso es el símbolo de Dios y representa la divinidad de Jesús.

Baltasar (Serakin) es de raza negra y hace entrega del ‘oro’, el más preciado de los metales, que es símbolo de realeza y autoridad. El oro es el símbolo del Rey.

Resultado de imagen de el verdadero significado de los reyes magos

LOS REYES MAGOS COMO ARQUETIPO

Un arquetipo es un modelo, un principio del que se derivan otros modelos de pensamiento, emoción o conducta. Los arquetipos modelan, inspiran, guían y conforman muchos de los patrones internos por los que nos guiamos y regimos, y sus principios son comunes a toda la humanidad, independientemente del origen cultural de la persona. Esos modelos se convierten en fuerzas internas que conforman nuestras ideas, emociones y acciones.

Así, REY y MAGO son dos arquetipos de los llamados ‘superiores’ que nos muestran dones y capacidades quizá desconocidas por nosotr@s mism@s, cuya fuente es el denominado ‘Ser’ o ‘Yo Superior’, ese algo o alguien superior que nos guía y nos permite manifestar y ejercitar esa cualidad o don ilimitadamente. En este sentido, nuestro REY o nuestra REINA tiene que ver con nuestra capacidad de autogobierno, de dominio interno, de desarrollar poder y creatividad ilimitados, y nuestro MAGO o nuestra MAGA tiene que ver con nuestra capacidad de dominar las fuerzas de la naturaleza, de conocer los secretos del Universo y de la manifestación física, y a esa capacidad de manifestación la llamamos MAGIA. De ahí que Jesús fuera no sólo reconocido como Rey de Reyes, sino

también como Mago, y por esa condición es que fue reconocido por los tres Reyes Magos de Oriente y adorado como tal.

El nacimiento de Jesús tiene asimismo su interpretación simbólica en nuestra evolución como almas. Jesús era Rey (‘oro’), Dios (‘incienso’) y hombre (‘mirra’), pero para que dicho arquetipo se manifieste en nosotros han de cumplirse unas condiciones, pues Jesús dijo que “somos como dioses” dándonos a entender que todo hombre o toda mujer puede desarrollar sus capacidades de autogobierno y creatividad ilimitadas en este plano si aprende a canalizarlas de la Fuente Superior (‘Ser’ o ‘Yo Superior’)

Resultado de imagen de el oro, el incienso y la mirra de los reyes magos

De esta manera, simbólicamente los regalos de los Reyes Magos son los dones con los que somos bendecid@s cuando nuestra alma desarrolla su parte divina o Superior. Por ello el ORO simboliza el REY interno y su poder se manifiesta en el plano terrenal, el INCIENSO simboliza al DIOS interno y su poder se manifiesta en el plano espiritual, y la MIRRA simboliza al HOMBRE canalizador de lo Divino que lo convierte en Rey.

Tod@s tenemos la posibilidad de convertirnos en REY/REINA de nuestras propias vidas, de llegar al autodominio, a la capacidad de convertirnos en lo mejor que deseamos ser, en la mejor versión de un@ mism@. Pero esa posibilidad no puede llevarse a cabo desde el Ego o Yo Inferior, sino conectando con el Ser o Yo Superior que es el que posee la capacidad de desarrollar la Chispa Divina que tod@s llevamos dentro.

¡Qué los Reyes Magos les hayan dejado mucho Amor, Sabiduría, Verdad, Creatividad, Salud, Felicidad y abundancia de Poder Interno para llegar a ser la mejor versión de sí mism@s!

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *