Top Ad

Antonio Bello Pérez, investigador y docente, Hijo Adoptivo de Granadilla de Abona (II)

Antonio Bello Pérez, investigador y docente, Hijo Adoptivo de Granadilla de Abona (II)

(…Continuación)

…Ha asumido responsabilidades como la de liderar desde 1992 el grupo del Laboratorio de Referencia de Nematología del Ministerio de Agricultura y desde 2003 el de Biodiversidad Edáfica de la Red EIONET del Ministerio de Medio Ambiente. Desde 1995 ha sido miembro del Methyl Bromide Technical Options Commitee (MBTOC) donde su labor le valió la concesión en 1997 del Premio de la Environmental Protection Agency (EPA) por su contribución a la defensa del Ambiente, siendo el único científico español que hasta la fecha ha recibido este galardón. Fue premiado por la Asociación Española de Científicos por su contribución en el campo de la Agroecología y por la Organización de Nematólogos de los Trópicos Americanos (ONTA), recibió el Premio Internacional 1992 VIDA SANA a la Creatividad Científica y el del Fomento de la Cultura y Desarrollo Biológico otorgado por dicha Asociación, así como el ‘Premio Ciudad de Castellón de Investigación Científica y Técnica’ concedido por el Ayuntamiento de Castellón y el primer premio al mejor trabajo relativo a la producción ecológica del ‘XVIII Premio Alimentos de España’ otorgado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Es Socio de Honor de Bio-Lur Navarra y en 2004 formó parte de un tribunal de doctorado como evaluador externo en la Universidad de Reading (UK). También ha recibido incontables reconocimientos a su labor científica de asociaciones locales y ayuntamientos, con los que colaboró en innumerables ocasiones, puesto que siempre ha estado donde se le ha requerido.

Tras realizar su tesis doctoral, el profesor Antonio Bello obtuvo una beca para trabajar durante dos años en el laboratorio del Profesor De Coninck, en Gante (Bélgica), a fin de formarse en ‘morfología’ y ‘taxonomía’. Como consecuencia de ello, se publicaron numerosos artículos suyos en revistas nacionales e internacionales, lo que representa casi la mitad del total de sus cerca de 200 artículos publicados, a los que hay que sumar sus 10 libros y más de 100 capítulos de libros y 400 comunicaciones a congresos nacionales e internacionales, así como numerosos proyectos y contratos de investigación.

Todos estos honores fueron una consecuencia de su enorme interés por la ‘ecología’ y ‘biogeografía’. Así, sus siguientes trabajos trataron sobre temas de ‘ecología’, ‘agroecología’, ‘análisis numérico de su distribución’, ‘efectos del laboreo y barbecho’, etc., etapa en la que realizó estancias en los principales centros de Europa y América relacionados con estos temas. A partir de 1995, en que pasó a formar parte del mencionado MBTOC, sus esfuerzos se concentraron en la búsqueda de alternativas al uso de agroquímicos en general y del Bromuro de Metilo en particular. Realizó trabajos de ‘control integrado’, ‘control biológico’, ‘solarización’ y ‘biofumigación’ (denominada por él como ‘biodesinfección’), comenzó a realizar ‘investigación participativa’ con los agricultores de distintas zonas sobre diferentes cultivos y colaboró con la Agencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), fundación de la CE para la implantación de técnicas alternativas a la utilización del ‘bromuro de metilo’ en países en vías de desarrollo. Para ello, sus colaboradores comenzaron a viajar por todo el Mundo consiguiendo finalmente la puesta a punto y utilización de sus técnicas en los principales cultivos del planeta y, en definitiva, la retirada paulatina del bromuro de metilo como elemento destructor de la capa de ozono. Como consecuencia de ello y como reconocimiento a sus contribuciones en la puesta en marcha del Protocolo de Montreal para conservar la capa de ozono, el Spain’s Methyl Bromide Alternatives Project, dirigido por él, fue premiado en el congreso Celebrating 20 Years of Progress. Fue propuesto para el ‘Premio Príncipe de Asturias de Investigación’ en el año 1999, del que resultó finalista.

De su madre, que fuera maestra nacional, heredó su vocación por la docencia, realizando estudios de magisterio cuando estudiaba en La Laguna. En su época de estudiante en Madrid fue ayudante becario de la cátedra de Ciencias Naturales del Instituto Ramiro de Maeztu, entre otros, así como profesor de Zoología en la Universidad de Navarra y en la Facultad de Ciencias de la Complutense de Madrid. Muchos de sus discípulos se incorporaron como becarios para realizar estudios de doctorado y seguir sus pasos en la ‘investigación’, dedicándose a formar a toda una generación de ‘fitopatólogos’ y ‘agroecólogos’, sin olvidarse de los papers (trabajos destinados a su publicación en revistas especializadas). Todo ello se refleja en el buen número de tesis doctorales y proyectos de licenciatura que ha dirigido y en los que ha colaborado, no solamente en España sino también en otros países, especialmente Cuba y Uruguay, lo que le valió el nombramiento de Miembro de Honor de la Cátedra de Ecología y Agricultura Sostenible de la Universidad Agraria de La Habana por su destacada labor en las tareas relacionadas con la Agricultura sostenible y el Medio Ambiente, así como por su contribución a la formación de docentes de dicha Universidad.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *