Top Ad

Sobre la construcción de un hotel de 5 estrellas en la zona de Sotavento en La Tejita (VII)

Sobre la construcción de un hotel de 5 estrellas en la zona de Sotavento en La Tejita (VII)

(…Continuación)

 

El 11 de febrero de 2016, La Opinión de Tenerife publica el siguiente artículo de Alfonso González Jerez titulado ‘La Tejita y el hotel:

« El consejero de Podemos en el Cabildo de Tenerife, Fernando Sabaté, ha propuesto que la corporación insular negocie con los propietarios de la parcela en el enclave de Sotavento próxima a la playa de La Tejita para adquirirla y evitar así que se construya el hotel de lujo previsto y que se empezaría a levantar en los próximos meses. Sabaté apunta a una solución inmediata y concreta -lo que se agradece- pero difícilmente realizable. La parcela se adquirió por sus actuales propietarios precisamente para poner en marcha una instalación hotelera, con lo que además del precio de mercado podrían argumentar la necesidad de incluir un lucro cesante, por lo que el precio finalmente se dispararía.

Desde una óptica de izquierdas, ¿es más provechoso -y socialmente rentable- destinar dos millones de euros en adquirir un solar o en financiar políticas sociales donde son más necesarias y existe un mayor déficit, es decir, en los sures tinerfeños, donde ni siquiera puede contarse con un albergue público?. El recinto en cuestión está fuera de la zona de protección y rodeado de construcciones (aparcamientos, centro comercial, chalecitos). Los detractores del hotel de lujo aseguran que lo importante no es eso, sino el aumento de la presión ocupacional que sufrirá La Tejita, con sus consecuencias en la conservación del paraje marítimo-terrestre y su ecosistema propio.

El hotel previsto dispondrá -según sus promotores- de unas 500 plazas. Digamos que unas 2.000 personas se sumarán a los canarios y extranjeros que ya disfrutan de La Tejita y sus alrededores a lo largo de todo el año gracias a un clima excepcional. ¿Supone entre 2.000 y 2.500 personas una presión demográfica insoportable que pone en riesgo la capacidad de carga de la playa y sus aledaños y amenaza realmente los equilibrios de su ecosistema? Tal vez me equivoque, pero me parece sumamente dudoso.

Me parece que una seña de identidad de una izquierda del siglo XXI, desde luego, debe ser el compromiso ecológico, pero también en el desarrollo turístico puede y deben existir criterios ecologistas, y así podemos ver en hoteles de lujo en todo el sur de Tenerife plantas desaladoras propias o sistemas de ahorro y control de consumo energético. Tal vez las izquierdas -desde el poder y desde la oposición- deberían insistir en políticas sociales y redistributivas en los amargos sures y medianías dejadas de la mano del diablo del desempleo, el abandono escolar y la pobreza y en reformas legales para evitar la creciente explotación de los trabajadores de la hostelería.

Porque se trata de que La Tejita continúe ahí, por supuesto, pero que no sirva para olvidar la desnutrición, los viejos semiabandonados, los adolescentes momificados en las plazas, todo un mundo destruido y arruinado cuando se precipitó el fin de la construcción enloquecida y enloquecedora en Canarias. »

Ese mismo día 11, Eldia.es publica en su sección Criterios y bajo el título ‘El hotel de La Tejita’, un ‘Manual de Objeciones’ a cargo del periodista Jorge Bethencourt, el cual dice:

« Ya hay recogidas más de noventa mil firmas para que no se construya un nuevo hotel de cinco estrellas en la zona de Sotavento, en El Médano, cerca de la playa de La Tejita. La iniciativa empieza a contar con el apoyo de algunas formaciones políticas, como Izquierda Unida, que siempre se apunta a un bombardeo. Los firmantes quieren que el Cabildo o el Ayuntamiento de Granadilla compren el suelo a los promotores, para que no se construya.

A lo largo de la carretera que une El Médano con Los Abrigos se encuentran muchas zonas residenciales. Es decir, que no nos encontramos ante un espacio protegido (excepto en la zona de la reserva natural especial de Montaña Roja) en donde no existe ningún ladrillo, sino en un paisaje donde ya existen viviendas legales e incluso un camping. Cabría preguntarse, entonces, cuál es el daño que puede sufrir la playa por la existencia del hotel en un zona cercana. Aparentemente ninguno, excepto el del peligro para los actuales usuarios de que el número de extranjeros que accedan a La Tejita sufra un cierto incremento. Mantener la playa “a salvo” de un hotel no es muy diferente de mantenerla “a salvo” de los chalés y urbanizaciones de la zona.

Parece bastante claro que Tenerife vive del turismo y que un nuevo hotel de cinco estrellas es una buena noticia, sobre todo para las 300 o 400 personas que encontrarían un nuevo empleo. Pero imaginemos que los firmantes de la iniciativa tuvieran éxito y el Cabildo acabase por comprar la parcela a los propietarios. Como todos los ciudadanos tenemos los mismos derechos que los usuarios de La Tejita, es de suponer que tendría que adquirir también todos los hoteles existentes en nuestras playas o lugares de baño, por ejemplo gran parte de la primera línea de Las Américas.

Una vez que haya comprado y derribado los hoteles, comercios, bares y restaurantes, para restituir la Isla a su natural belleza y a los secarrales de las tomateras, las administraciones tendrán que contemplar el pequeño problema de que tendremos unas setecientas mil personas que se habrán quedado sin trabajo. Pero tampoco hay problema. Se le asigna a cada ciudadano de esta isla un sueldo de por vida, una renta universal, simplemente por el hecho de residir aquí. ¿De dónde sacaríamos el dinero, ya que no tendríamos ni hoteles ni turistas? Pues lo imprimimos nosotros. Hacemos nuestra propia moneda. Como en el monopoly. Aunque como esos billetes tendrían el mismo valor que los que se usan en el juego -es decir, servirían para limpiarnos el trasero- no nos quedaría otra que regresar a la sociedad del trueque. Volveríamos a vivir de los productos de la tierra y de la ganadería, convertidos de nuevo en pastores y agricultores.

Tenerife habría vuelto al paisaje que conocieron nuestros antepasados. Una tierra intocada por las manos de la especulación capitalista. Y los firmantes contra el hotel de La Tejita -y todos residentes de cuerpo presente- tendremos no solo la playa sino toda la Isla para nosotros solos. Y a disfrutar. »

El día 12, La Opinión de Tenerife publica el siguiente artículo titulado ‘Convocan una manifestación contra el hotel de La Tejita’:

« La Asociación Tinerfeña Amigos de la Naturaleza (ATAN) anima a través de sus redes sociales a asistir a una nueva manifestación contra el hotel que pretende construirse en La Tejita, en El Médano (Granadilla de Abona). La movilización tendrá lugar el próximo día 27 y saldrá de la Plaza Weyler, en Santa Cruz, a las 12:00 horas.

En la convocatoria, con título ‘Salvar La Tejita’, se advierte de que en este espacio natural vive uno de los animales en peligro de extinción, el chorlitejo patinegro, un ave de la que solo quedan “menos de 10 parejas en la Isla”, las cuales se concentran en este entorno de la localidad sureña.

A mediados de enero, unas 50 personas se concentraron en el municipio para protestar contra la construcción de ese complejo de cinco estrellas y han sido varios los colectivos que han denunciado el grave impacto que causará, como el grupo Podemos en el Cabildo de Tenerife, que ha solicitado al Gobierno insular la compra de la parcela para evitar así la edificación.

Hace escasos días, por el contrario, ha nacido una plataforma en defensa de este hotel de Granadilla que recoge apoyos en su favor a través de Change.org. Mientras que ya hay 92.677 firmas en su contra, la otra postura dispone en estos momentos de la inscripción de 57 personas. »

Con el título ‘El 27 de febrero Manifestación SALVAR LA TEJITA’, el digital San Borondón publica el 16 de febrero el siguiente artículo:

« El próximo sábado día 27 de febrero, a las 12,00 h., tendrá lugar una manifestación en defensa del la playa de La Tejita para impedir que acaben con uno de los espacios naturales más emblemáticos de Canarias, un espacio protegido de primer nivel que es imprescindible preservar por el bien de la biodiversidad y para nuestro disfrute y el de las generaciones futuras.

El Ayuntamiento de Granadilla de Abona pretende autorizar la construcción de un hotel de lujo junto a la playa de La Tejita (en el Sur de Tenerife). El establecimiento turístico tendrá categoría de cinco estrellas.

La Plataforma “Salvar la Tejita” ha recogido más de 100.000 firmas y está promoviendo un conjunto de acciones con el fin de impedir este proyecto urbanístico que responde al modelo económico desarrollista. Por ello llaman a la ciudadanía a que acuda a la manifestación que han convocado el sábado 27 de febrero, a las 12 del mediodía, partiendo de la Plaza Weyler de Santa Cruz de Tenerife hasta la plaza de La Candelaria.

Félix Hernández, miembro de la Plataforma y concejal de Izquierda Unida en el ayuntamiento de Granadilla, explicó que La Plataforma está estudiando la elaboración de una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para que este tema se debata en el Parlamento de Canarias. “Aunque sabemos que es complicada por la cantidad de firmas, estamos seguros de que se podrán recoger y esperamos que se debata en la Cámara y no ocurra como con el puerto de Granadilla”, explicó en Radio San Borondón. En dicha ILP pedirán que se amplíe el espacio natural para llevarlo a las mismas dimensiones que tenia en el 87, pues en 1994 se redujo en 4 hectáreas, que son fundamentales para la construcción del hotel.

Hernández indicó que la Plataforma reivindicará en dicha ILP que se debe recuperar todo el espacio natural en torno al hotel, también espacio de amortiguación y corredor ambiental.

Por otra parte un grupo de representantes de la Plataforma acudirá a Bruselas el próximo 23 de febrero, a propuesta de Izquierda Unida, donde presentarán una Petición con su reivindicación y se reunirán con eurodiputados del estado español.

También la eurodiputada de IU Ángela Vallina presentará una pregunta a este respecto en el Parlamento Europeo.

Entre otras iniciativas, la Plataforma promoverá un debate público con la participación de partidarios y detractoras del hotel de este proyecto urbanístico.

Consideran que es necesario que los ciudadanos conozcan el alcance y las consecuencias de este proyecto para que la presión en contra haga que la empresa constructora desista de continuar. “Deberían escuchar a la ciudadanía. La mayoría de la gente está en contra”, afirman. »

(Continuará…)

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *