Top Ad

El ‘reciclaje’, una necesidad (I)

El ‘reciclaje’, una necesidad (I)

Nos confesamos entusiastas del ‘desarrollo sostenible’, entre cuyos objetivos figura el ‘reciclaje’, o sea, el proceso por el cual una materia o producto ya utilizado, en principio destinado al desecho, se somete a un tratamiento para obtener una materia prima o un nuevo producto. Es decir, un desecho que se vuelve a introducir en el ciclo de vida, lo cual permite hacer un mejor uso de los recursos naturales, reducir el impacto medioambiental de nuestros hábitos de consumo e idear formas creativas de rediseñar nuestros objetos y darles nueva vida.

El ‘reciclaje’, algo que hasta hace poco ni siquiera se contemplaba ya que el mensaje consumista imperante era el de ‘comprar y tirar’, sin embargo poco a poco se ha ido instalando en nuestra sociedad como una práctica ciudadana que cada vez más ha dejado de ser una ‘opción’ para convertirse en una ‘necesidad’ que las administraciones públicas están obligadas a facilitar y gestionar.

El proceso de reciclaje se ha convertido actualmente en una actividad de gran importancia ya que contribuye a proteger el medio ambiente, pues debido al ritmo de vida moderno y al enorme consumismo se generan en el planeta grandes cantidades de desechos sólidos cada día el ‘reciclaje’ permite que buena parte de estos materiales de desperdicio se transformen en nuevos productos que pueden ser reutilizados.

Es por ello que La UNESCO declaró el 17 de mayo como el ‘Día Mundial del Reciclaje’ (‘World Recycling Day’) con el objetivo de concienciar a la sociedad acerca de la importancia que tiene que todos los seres humanos tratemos los desechos de forma que no contribuyamos al cambio climático y así proteger el medio ambiente. Y es por ello que desde LaRendija.es nos hemos propuesto participar mediante el presente reportaje que desarrollaremos en diversos capítulos.

‘Reciclar’ no solo es una responsabilidad de las instituciones o de los grupos ambientalistas y ecologistas, sino de toda la sociedad. De cada un@ depende darle otra vida a los envases que utilizamos. Es un pequeño gesto diario que cuida la salud de nuestro planeta. Es también muy importante fomentar el hábito del reciclaje a edades tempranas, para que aprendan a respetar la naturaleza y sean conscientes de las ventajas de vivir en un entorno limpio.

El ‘reciclaje’ salva nuestros recursos naturales, reduce la contaminación y genera empleos. Hay que continuar con los esfuerzos para reciclar todos los residuos útiles, como latas, botellas de plástico, envases de vidrio, papel y cartón, disminuyendo de este modo el consumo de petróleo, agua, emisiones de CO2 y electricidad. Es una excelente manera de revertir el cambio climático y evitar la generación de toneladas de basura.

Cada año la conmemoración de esta fecha ha ido ganando fuerza, pues son cada vez más los países que se suman para difundir información conveniente en torno al correcto reciclaje de los diferentes tipos de residuos. Esta celebración, junto con el ‘Día de la Tierra’ (22 de abril) y el ‘Día Mundial del Medio Ambiente’ (5 de Junio) es necesario que sean considerados como unos de los días internacionales más importantes del calendario debido a las enormes repercusiones sociales, económicas y medioambientales que afectan y conciernen a todos los habitantes del planeta.

También es una oportunidad para recordar la Regla de las tres erres: Reducir, Reutilizar y Reciclar, que busca reorientar el comportamiento de todos los ciudadanos mediante un consumo responsable para reducir el volumen de los residuos generados y minimizar nuestra huella de carbono con vista a mejorar el medio ambiente. La Regla de las tres erres nos dice que tenemos que:

    • Reducir: Disminuir el consumo de productos y embalajes. Adquirir en la cesta de la compra sólo lo que vayamos a consumir y evitar alimentos con muchos embalajes.

    • Reutilizar: Dar una nueva vida a las cosas que ya no nos sirven, es decir, reciclarlas antes de tirarlas a la basura. Botellas, bolsas y cajas de cartón tienen varios usos. Podemos utilizar bolsas de tela, que son más cómodas.

    • Reciclar: La mayoría de materiales que utilizamos pueden reciclarse. Esto depende de las instituciones y de nosotr@s mism@s. Tan solo el reciclaje de 1.000 kilogramos de papel salva la vida de 17 árboles.

Curiosidad

Seguramente hayamos visto numerosas noticias, artículos y espacios publicitarios donde aparece el símbolo del reciclaje: tres flechas que conforman un triángulo. Pensemos en la cantidad de veces que vemos este símbolo, tan universal y reconocible como pueden ser los de la Coca-Cola, BMW o Apple. Veamos su origen y su significado.

El 22 de abril de 1970 tuvo lugar la celebración del primer Día Mundial de La Tierra (Earth Day), coincidiendo con el aumento del interés en el medio ambiente por parte de la ciudadanía y el auge del movimiento ecologista, heredero directo de la doctrina del ‘Paz y Amor’ de los años 60. Aprovechando la fecha, la empresa fabricante de cartón Container Corporation of America (CCA) de Chicago lanzaba un concurso de diseño a nivel nacional dirigido a estudiantes de arte y diseño.

El objetivo de la CCA era buscar un diseño que simbolizara el proceso de reciclaje del papel. Este nuevo icono se utilizaría para identificar embalajes reciclables o fabricados con fibras recicladas, destacando la importancia ambiental del reciclaje de papel y cartón.

500 participantes presentaron sus diseños a concurso. Entre ellos Gary Anderson, un joven estudiante de Arquitectura de 23 años de la Universidad de Southern California, Los Ángeles. En una entrevista concedida al Financial Times en el año 2012, Anderson comentaba algunas anécdotas sobre su diseño:

No me llevó demasiado tiempo, apenas un día o dos. Me basé en un diseño previo sobre depuración de aguas en el que describía con una imagen el flujo del agua, desde los manantiales hasta el grifo. Digamos que las flechas, esquinas y bandas ya estaban en mi cabeza. Pero este diseño era demasiado plano, demasiado 2-D. No sé porqué pero me acordé de la imprenta del instituto y cómo el papel se doblaba entre las rotativas. Y así lo hice, dibujé la imagen con las tres flechas como si fueran hojas de papel dobladas.”

Gary Anderson se inspiró en la denominada Banda de Möbius o Moebius, una forma geométrica que consiste en una superficie con una sola cara y un sólo borde, descubierta en 1858 por el astrónomo y matemático alemán August Ferdinand Möbius. Anderson también encontró inspiración en los dibujos recursivos de M. C. Escher, en el símbolo de la lana y en el concepto hindú de la Mandala.

La Cinta o Banda de Moebius se utiliza frecuentemente para simbolizar un proceso sin fin, como el del reciclaje. Cada una de las tres flechas representa un paso en el proceso del reciclaje: la recogida de los residuos, su tratamiento y la compra de productos reciclados, de manera que el sistema continúa una y otra vez de forma cíclica.

Seis o siete años después de graduarme decidí ir a Amsterdam de vacaciones. Nunca olvidaré lo que vi al bajar del avión: ¡Mi símbolo impreso en un gran contenedor con forma de iglú! Me quedé muy impresionado. Me había olvidado completamente de mi creación y ahí estaba, delante de mis narices”, dijo el propio Anderson que no podía imaginar la relevancia de su creación, presente de forma constante en miles de objetos con los que nos encontramos día a día.

Origen

La conmemoración del ‘Día del Reciclaje’ fue instituida por primera vez en Texas, en 1994, extendiéndose al resto de los Estados Unidos en 1997 y a México al año siguiente.

Educar en Valores: Educar en el reciclaje

El proceso de reciclar’ trae consigo grandes beneficios para el planeta, de tipo social y económico, entre los cuales destacan:

    • Disminución de la contaminación (ambiental, fluvial, del suelo, etc.).

    • Ahorro de recursos como energía, dinero y materiales.

    • Reducción del volumen de basura.

    • Reducción de la deforestación.

    • Se genera empleo, y por tanto riqueza.

    • Mayor conciencia y responsabilidad social.

Por todo ello es esencial enseñar a l@s niñ@s desde pequeñ@s a reciclar y explicarles su importancia. El hecho de que interioricen el ‘reciclaje’ como parte de su forma de vida no sólo contribuirá a mejorar el planeta sino que les educará en el respeto y cuidado del entorno. Pero, ¿Cómo inculcar a l@s niñ@s esta práctica? He aquí algunas ideas:

Disminuir la cantidad de basura en casa

Es necesario concienciar a toda la familia de producir la menor cantidad de basura posible. ¿Cómo se consigue esto? Procurando reutilizar los objetos, aprovechando algunos desechos para otro uso (residuos orgánicos como abono de plantas) y comprando productos con el menor embalaje posible.

Separar

Para proceder a reciclar los residuos es fundamental separarlos por categorías. Para ello necesitaremos varios recipientes y enseñar a l@s niñ@s a distinguirlos y utilizarlos. Es importante que toda la familia se conciencie de que el 90% de la basura generada en un hogar es reciclable y se debe separar en las siguientes categorías:

    • Papel y cartón.

    • Residuos orgánicos.

    • Vidrio.

    • Metales.

    • Textil.

    • Plásticos.

Ser riguros@s

No tengamos pereza a la hora de reciclar y seamos siempre riguros@s y metódic@s. Hay que mantener la constancia aunque se trate de un proceso en algunas ocasiones cansado. De esta manera transmitiremos a l@s niñ@s que el reciclaje es algo importante y no debe tomarse a la ligera.

Separar desde el origen

Para simplificar el proceso evitemos que los desperdicios se mezclen con otro tipo de basura. Esto quiere decir que tengamos presente la idea del ‘reciclaje’ desde el momento en el que se genera la basura.

El ‘reciclaje’ salva nuestros recursos naturales, reduce la contaminación y genera empleos, es una excelente manera de intentar revertir el cambio climático. Por eso es importante que nos concienciemos en hacer todos los esfuerzos posibles para reciclar los residuos útiles como latas, botellas de plástico, envases de vidrio, papel, cartón y periódico. De este modo disminuimos el consumo de petróleo, agua, emisiones de CO2 y energía, evitando a la vez la generación de toneladas de basura.

10 CONSEJOS PARA CELEBRAR EL ‘DÍA MUNDIAL DEL RECICLAJE’

Para recordarnos que tod@s l@s ciudadan@s del mundo debemos incorporar el hábito de ‘reciclar’ en nuestro día a día fue que se creó el ‘Día Mundial del Reciclaje’. ¿Pero cómo sabemos que estamos reciclando bien? Nos lo cuenta Ecoembes en su página web, indicándonos los siguientes 10 consejos para incorporar a nuestra vidas y celebrar el Día del Reciclaje como se merece:

      1. Comprar productos cuyos envases sean respetuosos con el medio ambiente

      1. Hacer del ‘reciclaje’ un juego. Los más pequeños aprenderán a reciclar divirtiéndose.

      1. Separar los envases adecuadamente.

      1. Plegar las cajas de cartón para ahorrar espacio y comodidad al transportarlas al contenedor azul y nunca dejarlas fuera del contenedor.

      1. Tirar las botellas de plástico al contenedor amarillo. ¡Con sólo 40 se puede fabricar un forro polar!

      1. Las latas de refrescos y de conservas van también al contenedor amarillo ¿Sabías que con 80 latas se puede fabricar una llanta de bicicleta?

      1. Con sólo 6 briks se puede fabricar una caja de zapatos ¡Recordemos que los briks van al contenedor amarillo y no al azul!

      1. Reutilizar las bolsas de plástico tantas veces como se pueda y, al final, como bolsa de basura para llevar los envases al contenedor amarillo.

      1. Llevar al ‘Punto Limpio’ los residuos especiales como aparatos eléctricos y electrónicos, bombillas, baterías, restos de pinturas, radiografías, aceite de cocina, etc…

      1. No tirar nunca el aceite usado por el fregadero. Sólo 1 litro puede contaminar hasta 1.000 litros de agua. Reutilizarlo y, finalmente, llevarlo a un punto limpio.

(Continuará…)

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *