La rehabilitación del histórico ‘Secadero de Tabaco’ del Casco, por fin una realidad

La rehabilitación del histórico ‘Secadero de Tabaco’ del Casco, por fin una realidad

El emblemático ‘Secadero de Tabaco’ del Casco, inmueble declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 2008 y referente del Sur de la isla por sus características y su historia, puede al fin considerarse ‘salvado’ de su posible pérdida (tal como le ha ocurrido a otros emblemáticos inmuebles del municipio) por el paso del tiempo y el abandono a que se vio sometido.

Uno de los propósitos del nuevo grupo de gobierno conformado tras la moción de censura de septiembre de 2016 fue la inmediata rehabilitación del edificio, por lo que se pusieron manos a la obra para conseguirlo. Así, ya el 12 de diciembre de ese miso año se llevó a debate del Pleno el convenio para la financiación de la ejecución de la obra junto con el Cabildo, que fue aprobado por unanimidad y a partir del que Diario de Avisos, con el titular Un gran espacio cultural en un viejo Secadero de Tabaco’ y la entradilla ‘El edificio, construido en 1878 y situado en el casco de Granadilla, es el único de doble nave que queda en Tenerife dedicado a una actividad que fue el medio de subsistencia de muchos vecinos en la comarca de Abona’, publicó pocos días después el siguiente artículo de Juan Carlos Mateu:

« Casi 140 años lo contemplan y representa uno de los valores etnográficos más destacados de la comarca sur. El edificio conocido como el Secadero de tabaco, en Granadilla, construido en 1878 por José García Torres, uno de los cosecheros de esta planta más importantes de Abona, coincidiendo con el despegue de este cultivo como alternativa a la crisis de la cochinilla, se convertirá en el epicentro cultural del municipio, donde se celebrarán pequeños conciertos, exposiciones, conferencias y otras actividades que sirvan de polo de atracción para residentes, turistas y visitantes de otras zonas de la Isla.

Resultado de imagen de diario de avisos

Las obras del futuro Espacio Cultural El Secadero, que así se denominará, comenzarán el próximo año. El proyecto incluye en la entrada principal una plaza con bancos y en la parte trasera, donde hay una antigua huerta, se construirá un patio y un mirador. El inmueble, que presenta un avanzado estado de abandono, cuenta con rasgos arquitectónicos singulares, con una doble nave con sendas cubiertas a dos aguas. En sus muros laterales se abren unos huecos de forma rectangular por donde entraba el aire que secaba las hojas de tabaco para su exportación, una actividad industrial que supuso el único medio de subsistencia de muchos vecinos. Una placa tallada en piedra indica en su fachada la fecha de construcción del edificio, junto a las iniciales de su primer propietario. Además, cuenta con un valor añadido: está situado en el antiguo camino real del Sur, en el tramo entre El Río y Granadilla, una vía de comunicación secular que conectaba los principales núcleos habitados de las medianías y que aún conserva parte de su empedrado.

En 2008 el Gobierno de Canarias lo declaró Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Sitio Etnológico y ese mismo año fue adquirido por el Ayuntamiento, pasando a formar parte del patrimonio público del casco municipal. Además de secadero de tabaco, fue corral de comedia y el primer cine del pueblo.

Resultado de imagen de secadero de tabaco en granadilla de abona

PRIMERA INVERSIÓN

En el último pleno extraordinario celebrado la semana pasada, todos los grupos respaldaron la aprobación del convenio para la financiación de la obra de rehabilitación, con una primera partida presupuestaria de 189.811 euros, de los que el Ayuntamiento aportará 37.962 euros (20%) y el Cabildo 151.849 (80%). El alcalde, José Domingo Regalado, explicó a este periódico que el espacio se convertirá en un lugar de referencia y solera para el disfrute de vecinos y visitantes. “Nuestro proyecto es rehabilitar el casco histórico a partir de la conservación de edificios como el Secadero de tabaco, único en la isla de Tenerife, que se sumen a otros inmuebles de gran valor patrimonial como el Convento Franciscano, la Iglesia de San Antonio de Padua o el propio Museo de la Historia. Estamos convencidos de que contribuirá a la dinamización del casco”, señaló el regidor municipal.

El Secadero de tabaco de Granadilla, una construcción en forma de cuadrilátero regular, situado en la calle José Reyes Martín, conserva elementos que contribuyen a mantener un ambiente propio de otras décadas y reflejan la importancia que cobró en el municipio y en la comarca la exportación de las hojas de tabaco. El expediente que sirvió para declararlo Bien de Interés Cultural aboga por la preservación del edificio en un lugar “sin grandes impactos negativos generados por transformaciones urbanísticas recientes”.

LA LOCALIDAD CON MÁS BIENES DE INTERÉS CULTURAL

El alcalde José Domingo Regalado cree que “Granadilla tiene que darle valor a su patrimonio, ya que es el municipio de la comarca que tiene más bienes de interés cultural y eso sirve para conocer nuestra historia, pero también para convertirlo en motor económico y cultural”. Al tiempo también recuerda que el 25% de espacios naturales están protegidos, “lo que habla de la riqueza paisajística de nuestro municipio”.

Resultado de imagen de secadero de tabaco en granadilla de abona

En febrero de 2017 se vuelve a hablar del Secadero de Tabaco, pues la Agencia EFE daba a conocer un comunicado del Ayuntamiento del que se hicieron eco los medios informativos, como eldiario.es que, en su sección tenerifeahora y con el titular El antiguo secadero de tabaco de Granadilla será un espacio cultural multiusos’ y la entradilla El edificio, declarado Bien de Interés Cultural en 2008, fue construido en 1878 por orden de uno de los cosecheros más importantes de la comarca de Abona en aquella época’, publicaba:

« El Ayuntamiento de Granadilla de Abona, en Tenerife, convertirá un antiguo Secadero de Tabaco declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 2008 en un espacio cultural multiusos. Así lo ha comunicado este jueves el Ayuntamiento, que ha informado de que en el pleno celebrado el 12 de diciembre se aprobó por unanimidad el convenio para la financiación de la obra, con una primera partida de 189.811 euros. De esa cantidad, el Consistorio aportará el 20% y el 80% restante el Cabildo de Tenerife.

El edificio consta de una sola nave con techumbre a dos aguas y fue corral de comedia, el primer cine del pueblo y el secadero de tabaco de todo el sur de la isla, entre otras funciones.

El antiguo secadero de tabaco es una construcción que se erigió en 1878 por orden de José García Torres, uno de los cosecheros de tabaco más importantes de la comarca de Abona.

El edificio se levantó coincidiendo con el despegue de este cultivo como alternativa al negocio de la cochinilla, que en esa época entraba en declive debido a la invención y desarrollo en Europa de los tintes químicos. La función de esta construcción no era otra que el secado de las hojas de tabaco para exportarlas. »

Resultado de imagen de secadero de tabaco en granadilla de abona

El pasado mes de diciembre se procedió al inicio de las obras de rehabilitación del inmueble, que dieron comienzo con el acto de colocación de la primera piedra del que también se hicieron eco los medios informativos. Así, eldigitalsur.com, con el titular ‘Granadilla / Colocan la primera piedra de dos nuevas plazas y de la rehabilitación del antiguo Secadero de Tabaco’ y la entradilla ‘La actuación supone una inversión superior a los 349.600 euros y convertirá la instalación en un espacio polivalente y multiusos‘, el día 21 publicaba:

« El proyecto para convertir el antiguo Secadero de Tabaco en un gran espacio polivalente y multiusos, comienza a ser ya una realidad tras el acto de colocación de la primera piedra al que han asistido el alcalde, José Domingo Regalado; el concejal de Patrimonio Histórico, Fredi Oramas; la concejala de Obras, María Concepción Cabrera y demás miembros de la corporación, así como representantes de las empresas de arquitectura y adjudicataria de la obra. La actuación supondrá una inversión global de 349.602,75 euros, de los que el 80% serán sufragados por el Cabildo de Tenerife y el 20% por el Ayuntamiento.

La obra prevista en este emblemático edificio, Bien de Interés Cultural desde 2008, conserva lo máximo posible la estructura del inmueble y contempla la reforma en su interior como un espacio polivalente y multiusos que sirva para actividades diversas como exposiciones, reuniones, conciertos, etcétera. En la parte delantera del edificio, que será el punto de entrada, se habilitará una plaza que sirva como punto de descanso (con bancos), y en la parte trasera, donde hay una antigua huerta, se rehabilitará como patio y un mirador para que los visitantes disfruten de las vistas del Camino Real del Sur.

Regalado explica que el espacio, ubicado en pleno casco histórico de Granadilla de Abona, se convertirá en un lugar de referencia y solera para el disfrute de vecinos y visitantes. “Nuestro proyecto es rehabilitar el casco histórico a partir de la conservación de edificios como el Secadero de tabaco, que se sumen a otros inmuebles de gran valor patrimonial como el Convento Franciscano, la Iglesia de San Antonio de Padua o el propio Museo de la Historia. Estamos convencidos de que contribuirá a la dinamización del casco”, indica.

Resultado de imagen de secadero de tabaco en granadilla de abona

El Secadero de Tabaco de Granadilla, una construcción en forma de cuadrilátero regular situado en la calle José Reyes Martín, conserva elementos que contribuyen a mantener un ambiente propio de otras décadas y refleja la importancia que cobró en el municipio y en la comarca la exportación de las hojas de tabaco. El expediente que sirvió para declararlo Bien de Interés Cultural aboga por la preservación del edificio en un lugar “sin grandes impactos negativos generados por transformaciones urbanísticas recientes”, manifiesta el alcalde.

Historia

El antiguo secadero de tabaco es una construcción que se levantó en 1878 y fue construido por José García Torres, uno de los cosecheros de tabaco más importantes de la comarca de Abona, coincidiendo con el despegue de este cultivo como alternativa a la crisis de la cochinilla. Su función era el secado de las hojas de tabaco para luego exportarla. Tal actividad surgió como alternativa al cultivo de la cochinilla, en crisis debido a la invención y desarrollo en Europa de los tintes químicos y cuya mayor parte de la exportación iba dirigida a Inglaterra y Francia, pues costaba hasta tres veces menos que enviarla a la Península. Sin embargo, la revolución química en Europa obligó a los vecinos de Granadilla a buscar nuevas alternativas de subsistencia.

El edificio consta de una sola nave con techumbre a dos aguas. En 2008 se declaró Bien de interés Cultural y fue adquirido ese mismo año por el Ayuntamiento de Granadilla de Abona. Este edificio, que forma parte del importante patrimonio histórico de Granadilla casco, fue corral de comedia, cine del pueblo y secadero de tabaco de todo el Sur de la Isla, entre otras cosas. »

Resultado de imagen de secadero de tabaco en granadilla de abona

En pleno desarrollo de las obras de rehabilitación y acondicionamiento del inmueble, el pasado 21 de abril ELDÍA.es publica un artículo de J.A. Medina que, con el titular De Secadero del XIX a centro social del XXI’ y la entradilla ‘A finales del pasado año comenzó la restauración de una edificación que data de 1878 en la que se preparó todo el tabaco que produjo el Sur de la Isla. El futuro será su utilización como un centro municipal público polivalente’, dice:

« Localizado en pleno corazón histórico del casco urbano de Granadilla de Abona, con vistas a la calle José Reyes Martín y al Camino Real del Sur, se encuentra el antiguo Secadero de Tabaco, un inmueble constituido en una de las joyas arquitectónicas de la Villa Histórica granadillera y de la comarca. El pasado mes de diciembre el ayuntamiento, a través de las concejalías de Obras y Patrimonio Histórico con la colaboración del Cabildo de Tenerife, dieron comienzo a los trabajos de un proyecto integral que lo convertirá en un gran espacio polivalente y multiusos, además de crearse dos nuevas plazas.

Tras la colocación de la primera piedra a finales de 2018, comienza a ser una realidad poco a poco «este bonito proyecto», que supondrá una inversión global de 349.602,75 euros, de los que el 80% serán sufragados por el Cabildo de Tenerife y el 20% por el Ayuntamiento granadillero.

Resultado de imagen de secadero de tabaco en granadilla de abona

La obra prevista en este emblemático edificio conservará lo máximo posible la estructura del inmueble y contempla la reforma del espacio en su interior para adaptarlo a un recurso polivalente y multiusos, de forma que pueda ser empleado para actividades diversas como exposiciones, reuniones y conciertos, entre otras.

En la parte delantera del edificio o punto de entrada, se habilitará una plaza que sirva como espacio para el descanso (estará dotada de bancos) y la trasera, donde se encuentra una antigua huerta, se rehabilitará como patio y mirador para que los visitantes disfruten de las vistas hacia el Camino Real del Sur.

José Domingo Regalado, alcalde del municipio, explica que este inmueble se convertirá en un lugar de referencia y solera para el disfrute de vecinos y visitantes. «Nuestro proyecto es rehabilitar el casco histórico a partir de la conservación de edificios como el Secadero de Tabaco, que se sumen a otros inmuebles de gran valor patrimonial, como el Convento Franciscano, la iglesia de San Antonio de Padua y el propio Museo de la Historia. Estamos convencidos de que todo ese conjunto contribuirá a la dinamización del casco».

El Secadero de Tabaco de Granadilla de Abona, una construcción en forma de cuadrilátero regular situado en la calle José Reyes Martín (antigua calle del Pino), conserva elementos que contribuyen a mantener un ambiente propio de otras décadas y reflejan la importancia que cobró en el municipio y en la comarca la exportación de las hojas de tabaco.

El expediente que sirvió para declararlo Bien de Interés Cultural (BIC) abogaba por la preservación del edificio en un lugar y entorno «sin grandes impactos negativos generados por transformaciones urbanísticas recientes», manifiesta el alcalde.

El edificio consta de una sola nave con techumbre a dos aguas. Su declaración como Bien de interés Cultural se registró en el mes de enero de 2008, siendo adquirido ese mismo año por el Ayuntamiento de Granadilla de Abona. La edificación, que forma parte del importante patrimonio histórico del casco urbano de la localidad, sirvió a la comunidad no solo como Secadero de Tabaco de todo el Sur de la Isla (para lo que fue construido), sino como el cine del pueblo y como carpintería, recuerda la historia. »

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *