Top Ad

Fue detenido por la policía local en El Médano tras intentar suicidarse después de haber matado a su pareja en La Laguna

Fue detenido por la policía local en El Médano tras intentar suicidarse después de haber matado a su pareja en La Laguna

Entre otros medios informativos, el diario digital El Español se hizo eco de la vigésimo primera víctima de la violencia machista en España en 2017, incluyéndola en la serie ‘La vida de las víctimas’ que publicó a modo de reportaje donde relataba la vida de cada una de las mujeres asesinadas hasta ese momento, un problema sistémico que entre 2003 y 2016 ya contaba con 871 víctimas.

El Médano, concretamente en las inmediaciones del hotel Playa Sur (antes Los Balos) fue el lugar donde la madrugada del pasado 4 de abril acabó siendo detenido José Iván, de 36 años y asesino confeso de María Victoria Zanardi Maffiotte, de 44 años, que como señalamos se convirtió en la 21ª víctima de la violencia machista durante 2017 en España, suceso sobre el que el mencionado artículo del digital El Español, publicado el día 5 de abril con el título ‘Las dos muertes de Vicky: su pareja la mató el sábado y el lunes volvió para quemarla’, decía:

« Los bomberos que acudieron el pasado lunes, 3 de abril, a sofocar el incendio en el camino de la Rúa, en La Laguna (Tenerife), se encontraron con el cuerpo de Vicky en el interior de la vivienda. La mujer de 44 años había sido asesinada dos días antes. Tenía un golpe en la cabeza, el que había acabado con su vida. Estaba envuelta por una manta impregnada de material inflamable y, junto a ella, había dos bombonas de camping gas que no llegaron a estallar. Las pesquisas policiales no tardaron en conducir hasta Iván, su pareja. Estaba en el municipio de Granadilla de Abona, a unos 45 minutos en coche. Había intentado suicidarse. No tardó en derrumbarse ante los agentes y confesó ser el autor del crimen y del incendio, con el que había intentado borrar sus huellas.

El asesinato de María Victoria Zanardi Maffiotte ha conmocionado a los habitantes de La Laguna, donde residen unas 150.000 personas. Sus vecinos hablan del “carácter amable” y la “simpatía” de la víctima, quien vivía con su pareja en una vieja casa de dos plantas de una zona residencial de la ciudad tinerfeña. La vivienda había sido propiedad de sus padres.

Vicky trabajaba como comercial en Conisys, una empresa regentada por su hermano Enrique dedicada al comercio al por mayor de ordenadores, equipos periféricos y programas informáticos. La vivienda se encontraba en un mal estado de conservación, hasta el punto de que las primeras informaciones apuntaban al abandonado.

Sin denuncias previas

Iván y Vicky llevaban diez años juntos. Él tenía seis años menos que ella y tenía el título de maestro industrial en Formación Profesional. No constan denuncias por malos tratos y ningún vecino, amigo o familiar tenía constancia de antecedentes violentos, tal y como asegura Diario de Avisos.

El modo en el que se desarrollaron los acontecimientos, no obstante, hace pensar que el autor del crimen estudió con minuciosidad los pasos que iba a dar. Intentó borrar su rastro en el escenario. Durante dos días pensó en cómo hacerlo. El lunes regresó a la casa en la que estaba el cuerpo de su novia, lo impregnó de un líquido inflamable, colocó las dos bombonas de camping gas y prendió fuego a la vivienda.

Iván se dio a la fuga

Los agentes de la Policía Nacional lo tuvieron claro desde el primer momento. El incendio no era casual: el punto de ignición no se localizaba en la cocina o junto a la instalación eléctrica, sino en un sofá del salón.

Aunque se había dado a la fuga, no fue difícil dar con Iván. Estaba en Granadilla y había llamado la atención de sus vecinos con sus gritos de auxilio: quiso colgarse para acabar con su vida, pero influido por el alcohol perdió el equilibrio en las tumbonas a las que se subió y cayó al suelo. Tenía fuertes dolores en el costado y no era capaz de levantarse.

Ahora se encuentra en prisión provisional comunicada y sin fianza.

“El entorno es fundamental”

El asesinato de Vicky es el segundo relacionado con la violencia machista registrado en Canarias en lo que va de año. El pasado 31 de marzo fue asesinada en la localidad grancanaria de Telde Yufena López Henríquez, de 23 años.

La delegada del Gobierno en Canarias, Mercedes Roldós, ha aseverado: “Tenemos que trabajar en poner todos los medios para luchar contra esta lacra y concienciar a la población de que es trabajo de todos, porque hay que tener tolerancia cero contra la violencia machista”.

Yolanda Baumgartner, jefa de la Unidad de la Violencia contra la Mujer en la Delegación del Gobierno en Canarias, ha destacado la importancia del “entorno” para detectar posibles casos de violencia machista.

María Victoria Zanardi Maffiotte, de 44 años, es la vigésimo primera mujer asesinada por un hombre desde que comenzó el año. Se suma a la lista de víctimas mortales de la violencia machista en España en 2017 en la que también están Matilde de Castro, de 44 años; una mujer de 25 años cuyo nombre se desconoce; Blanca Esther Marqués, de 48; Toñi García Abad, de 33 años; María de los Ángeles, de 77 años; Virginia Ferradás, de 55 años; Cristina Martín Tesorero, de 38 años; Ana Belén y Ana, madre e hija de 46 y 18 años; Carmen González Ropero, de 79 años; J.D.L.M., de 40 años (sólo se conocen las iniciales); Laura Nieto Navajas, de 26 años; María José Mateo García, de 51 años; Leidy Yuliana Díaz Alvarado, de 34 años; Margaret Stenning, de 79; una mujer de 91 años cuyo nombre se desconoce; Mariló Correa Pérez, de 47 años; Gloria Amparo Vásquez, de 48 años; Erika Lorena Bonilla Almendárez, de 32 años; Ana María Rosado, de 42; así como Yurena López Henríquez, de 23 años.

En EL ESPAÑOL también contabilizamos el caso de Noemí Dávila: no fue víctima mortal, pero su pareja, Vladimir Valdovinos Ibacache, se tiró de una ventana del hospital La Paz junto a la bebé de ambos para vengarse de ella.

En total, la serie ‘La vida de las víctimascontabiliza 21 mujeres asesinadas más el caso de la bebé y su madre. EL ESPAÑOL está relatando la vida de cada una de estas víctimas de un problema sistémico que entre 2003 y 2016 ya cuenta con 871 asesinadas por sus parejas o exparejas. »

Por su parte, sobre el mismo suceso, ELDÍA.es publicaba también el día 5 de abril un artículo con el título La pareja de la asesinada confesó el crimen a sanitarios’, en el que decía:

« Policías locales de Granadilla detuvieron en la madrugada de ayer a la pareja de María Victoria Zanardi Maffiotte, de 44 años, la mujer que en la mañana del lunes apareció asesinada en una vivienda del camino La Rúa, en La Laguna. El individuo, José Ivan D.E., de 36 años, deambulaba muy alterado por las cercanías del hotel Playa Sur, en la zona de Los Balos, en El Médano. De forma leve, trató de lesionarse en cara y manos. Mientras era calmado por personal sanitario, el ahora apresado, natural de La Laguna, relató lo que hizo.

El personal de la ambulancia llamó a la Policía Local de Granadilla, que interrogó al ahora acusado y este confirmó que cometió el crimen. Inicialmente, los sanitarios comprobaron que estaba muy nervioso y decía cosas inconexas, sin sentido. Tras calmarlo, dijo a los técnicos de la ambulancia y a los policías que la había matado y añadió “La Laguna”. Rápidamente, los policías relacionaron sus palabras con el trágico suceso conocido apenas 15 horas antes. Los agentes activaron a una patrulla de la Guardia Civil, que estaba en otro servicio y no pudo acudir inicialmente a esa intervención.

Los policías locales de Granadilla entregaron al arrestado al Equipo Territorial de Policía Judicial de la Guardia Civil de Granadilla, que posteriormente custodió la ambulancia que llevó a José Iván al hospital de La Candelaria, donde recibió el alta horas después. El apresado mostró una actitud colaboradora y aparentaba estar arrepentido.

El apresado propinó golpes a la víctima con un objeto contundente. Uno de ellos le afectó a la zona craneal, a la altura de un ojo. Esa fue la lesión que observaron los bomberos cuando entraron a apagar el fuego. María Victoria residía en la vivienda número 54 del camino La Rúa, un edificio que fue propiedad de su padre. Los investigadores de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de La Laguna tomaron declaración ayer al arrestado. El cadáver apareció en la planta baja de la vivienda, cerca de un sofá en llamas.

Los bomberos encontraron a la víctima en una habitación con abundante basura. Cuando entraron, observaron que alguien tapó a la víctima con una toalla y roció el cuerpo y el suelo con material inflamable. Además, junto a la fallecida había dos bombonas de butano para que explotaran cuando el fuego se extendiera. »

El 7 de abril, el mismo periódico aclaraba los motivos del asesinato en el siguiente artículo titulado ‘Los celos de José Iván fueron el móvil del crimen de La Laguna’:

« El hombre detenido en la madrugada del pasado martes como presunto autor de la muerte de María Victoria Zanardi Maffiotte confesó ante la jueza del Juzgado de Instrucción número 3 de La Laguna ser el responsable de los golpes que acabaron con la vida de la que había sido su pareja.

Así lo manifestó durante la mañana del pasado miércoles, tras pasar a disposición judicial.

Según las fuentes consultadas, el trágico suceso se produjo a raíz de una discusión por celos entre el arrestado y la citada vecina del Camino de La Rúa.

Supuestamente, la mujer fallecida había iniciado o estaba a punto de iniciar una relación sentimental con otro hombre.

El apresado golpeó varias veces a María Victoria con un objeto contundente y le provocó lesiones incompatibles con la vida.

Una de esas lesiones fue un fuerte traumatismo craneal a la altura de uno de los ojos de la mujer, que tenía 44 años y residía en la vivienda que fue de su padre.

Además de reconocer la brutal agresión, el detenido manifestó que, desde el primer momento, supo que María Victoria Zanardi estaba fallecida. El relato de los hechos ante la autoridad judicial fue realizado con “todo lujo de detalles”. Con el proceso de instrucción de esta causa, en base a las pruebas recabadas por agentes de la Brigada de Policía Judicial de la Policía Nacional de La Laguna o, por ejemplo, el informe de los médicos forenses del Instituto de Medicina Legal de Santa Cruz de Tenerife, se determinará si José Iván D.E., de 36 años, será juzgado por un delito de homicidio o de asesinato.

Este nuevo episodio trágico de violencia machista será abordado en su momento por un Tribunal de Jurado Popular en la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife. Tras prestar declaración, la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de La Laguna decretó el ingreso en prisión preventiva, comunicada y sin fianza para José Iván.

El descubrimiento del cadáver se produjo en torno a las 11:00 horas del pasado lunes, cuando los bomberos entraron en la vivienda de la fallecida para sofocar un incendio. En la planta baja, su cuerpo estaba tendido boca arriba. El presunto autor de su muerte quiso quemar el cuerpo y borrar las pruebas, no solo con el fuego, sino con una explosión, ya que colocó dos bombonas junto al cuerpo. »

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *