El paro en Granadilla de Abona: entre la dramática realidad de hoy y la esperanza del mañana

El paro en Granadilla de Abona: entre la dramática realidad de hoy y la esperanza del mañana

Desgraciadamente, en Granadilla de Abona sufrimos los mismos problemas del paro que el resto del país. Cuando nos toca en nuestras casas, a nosotros mismos, nos damos cuenta de los dramas que en ocasiones esto produce. Es en estos momentos cuando ya no es un problema de otro, sino que ya es propio y es cuando se toma conciencia de su gravedad.

Llevamos mucho tiempo escuchando frases como: “mis hijos sin trabajo”, “en casa estamos desesperados”, “no encuentro nada”, “he echado currículos por todos lados y no me llama nadie”, “en casa no trabajamos ninguno y no cobramos nada”, “me han cortado la luz y gracias a mis suegros he podido pagarla”, “Servicios Sociales me da vales para comer”, “Cáritas me ayuda”, etc.

Dramático, triste, desesperante. Ésta es la realidad de hoy.

A esta situación se llega cuando se nos viene abajo el sector de la construcción, gran motor durante los últimos años. La falta de ingresos de muchas familias conlleva a un consumo mínimo y a que comercios, restaurantes, servicios, e industrias en muchos casos, tengan que cerrar. Por lo tanto, no solo es un drama de los trabajadores sino también de pequeños empresarios autónomos que no tienen generalmente derecho al paro.

Las cifras en enero de 2011 eran de 5.681 parados, en enero de 2012 eran de 5.854 parados, en enero de 2013 de 5.818, en enero de 2014 de 5.401 parados y en septiembre de este mismo año de 5.262 parados.Estas cifras nos indican que va bajando el paro, pero no tenemos datos para saber si es como consecuencia de la creación de puestos de trabajo reales o realmente por la vuelta de la inmigración a sus lugares de origen y/o de ciudadan@s que han emigrado buscando alguna oportunidad fuera.

Con los cánones actuales, la recuperación económica va a ser excesivamente lenta, pues el turismo es el que es y, aunque no ha tocado techo, los puestos de trabajo directo no aumentarán lo suficiente como para ser la solución del paro. El comercio en el Médano y San Isidro depende en gran parte del poder adquisitivo de la población residente, que cada día es menor. Estamos viendo como Granadilla Casco languidece y las perspectivas de crecimiento son muy dudosas, observándose cómo cada día se está marchando más gente a San Isidro o a El Médano. Los Abrigos se mantiene con los restaurantes y el sector pesquero. Las medianías tienen una población estable de personas mayores y un sector primario que puede y debe mejorar aunque no absorberá mucha mano de obra.

Quizás en la Plataforma Logística, con el polígono industrial, el puerto y el aeropuerto como principales referencias, sea donde se puedan crear más puestos de trabajo, pero siempre y cuando se establezcan empresas que, aunque parezca una perogrullada, conviene incidir en ello. Aquí deben de intervenir con decisión los poderes públicos para buscarlas, dotarlas de los mejores medios posibles y con las mejores condiciones fiscales y de mano de obra cualificada. Pero también la ciudadanía debe de estar vigilante en aquellos casos de actividades o empresas que se consideren dañinas o peligrosas. Los trabajadores, a su vez, deben de dar un paso al frente y ver las posibilidades reales, reciclarse, estudiar, prepararse. Debido a su importancia como generadores de empleo, el polígono industrial y el puerto requieren una atención continua y profunda, por lo que sugiero que desde ‘Larendija.es’ se les dedique una especial atención.

No existen los milagros para encontrar un empleo. Son la constancia, el estudio y el sacrificio los que dan resultados, haciendo el apoyo familiar más pasables los malos momentos… La esperanza es totalmente necesaria.

Javier Lahuerta Bona  (tertuliano de Radio Tiempo)

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *