El nuevo gobierno municipal. Felicitaciones. PARTICIPACIÓN CIUDADANA y COLABORACIÓN: ‘¿Nos ponemos tod@s las pilas?’

El nuevo gobierno municipal. Felicitaciones. PARTICIPACIÓN CIUDADANA y COLABORACIÓN: ‘¿Nos ponemos tod@s las pilas?’

Un nuevo ciclo se le presenta por delante a Granadilla de Abona tras haberse constituido el pasado sábado la corporación municipal que regirá los destinos del municipio durante la legislatura 2019 – 2023, cuya conformación del correspondiente grupo de gobierno no ha supuesto ninguna sorpresa a partir de los resultados electorales que ya conocíamos: 8 concejales para el PSOE y para Coalición Canaria, 3 para el Partido Popular y uno para Sí Podemos Granadilla y para Ciudadanos.

El pacto entre Coalición Canaria y el Partido Popular, reedición del anterior, estaba ya acordado desde la misma noche electoral a partir de que se sabía que los dos partidos sumaban mayoría absoluta (11 concejales del total de 21 que conforman el Pleno), por lo que no ha habido ningún efecto inesperado a pesar de que otras combinaciones podían darse, como un pacto PSOE – PP cuya suma de concejales también daba mayoría absoluta (aunque estaba claro que estos dos partidos no podían entenderse dadas las circunstancias) o que en el Pleno de investidura cada partido votara a su candidat@ a la Alcaldía con lo cual el PSOE gobernaría en solitario -aunque en minoría- al haber sido la lista más votada en las pasadas elecciones.

Dada la sintonía demostrada entre CC y PP durante su pasado mandato de dos años y medio como socios y surgido tras la moción de censura, las dos mencionadas combinaciones que daban posibilidades al PSOE se mostraban prácticamente inviables a pesar de que éste intentó llegar a un pacto con el PP, algo que por cierto ya ocurrió en la legislatura 2011 – 2015 con Jaime González y Esteban González al frente, respectivamente, de los socialistas y los populares. Y aunque la actual líder socialista Jennifer Miranda y el líder popular Marcos González se profesen una mutua amistad, sin embargo las continuas descalificaciones y las desconsideradas maneras mostradas por el grupo PSOE (personificadas especialmente en su candidata a la Alcaldía) hacia el grupo Popular desde que éstos accedieran al gobierno municipal tras la moción de censura, hacían impensable un posible acuerdo entre ellos siempre que tras las elecciones municipales los números permitieran reeditar el pacto CC – PP, como así ha sido.

Resultado de imagen de pleno del ayuntamiento de granadilla de abona

«Nuestro pacto es muy claro y está basado en la lealtad, el respeto y la confianza», señaló el reelegido Alcalde José Domingo Regalado respecto a la reedición del gobierno bipartito CC – PP que algún medio definió atinadamente como “pacto de hormigón” y sobre el que el periódico EL DÍA decía:

« Con independencia de lo que ocurra en otras administraciones, Coalición Canaria y Partido Popular siguen formando en Granadilla de Abona un «pacto de hormigón» para el periodo de mandato que comienza. Después de los tres últimos años, en los que estuvieron en el gobierno merced a una moción de censura, los líderes de ambas formaciones, José Domingo Regalado (CC) y Marcos González (PP) quieren seguir unidos. »

Respecto a este asunto, entre las felicitaciones de ciudadan@s asistentes al Pleno de constitución de la nueva Corporación municipal, el reelegido Alcalde dejó claro que «hablamos de personas» y recordó que ya en septiembre de 2016 cuando Coalición Canaria y Partido Popular presentaron la moción de censura «ni siquiera firmamos el acuerdo en un papel”, refiriéndose a la importancia de la palabra dada. Por tanto, estaba meridianamente claro que que si los resultados lo permitían ambas formaciones iban a seguir unidas, algo sobre lo que ningún medio informativo que trató el asunto dudaba.

Resultado de imagen de participación y colaboración ciudadana

Cerrado el capítulo electoral y estando conformándose las responsabilidades de las distintas áreas por parte del grupo de gobierno que mediante los votos de la ciudadanía nos corresponde en estos próximos cuatro años, a cuyos componentes felicitamos por los resultados obtenidos, por nuestra parte y dentro de la línea editorial que nos define queremos llamar la atención del nuevo gobierno municipal acerca de la necesidad de ‘ponernos tod@s las pilas’ especialmente con la PARTICIPACIÓN y la COLABORACIÓN como elementos fundamentales a desarrollar con urgencia si queremos conseguir el mejor progreso social, cultural y económico posible para Granadilla de Abona, cuyas razones pasamos a exponer.

La PARTICIPACIÓN como concepto puede aplicarse a múltiples contextos, desde por ejemplo la política hasta un espectáculo o cualquier actividad que requiera conseguir un objetivo, pues el hecho de ‘participar’ no es sino tomar conscientemente parte de algo por determinadas causas o intereses y, aunque también se puede entender ‘participar’ como el hecho de obtener beneficios económicos de una empresa o de una determinada inversión, en el caso que nos ocupa queremos destacar especialmente el significado que tiene que ver con la idea de participación ciudadana.

Cuando hablamos de ‘participación ciudadana’, en nuestro caso no nos queremos quedar sólo con el aspecto en el cual l@s ciudadan@s ‘participan’ en las actividades de tipo ‘recreativo’ o ‘de ocio’ que promueven y organizan las instituciones públicas y diferentes colectivos, como viajes, excursiones, talleres, cursos, celebraciones varias, etc., que es lo que habitualmente se fomenta por su ‘rentabilidad’ desde el punto de vista político, sino que vamos más allá al proponer la implicación de l@s ciudadan@s en los problemas de todo tipo que más directamente afectan a su entorno, no sólo aportando soluciones, sino comprometiéndose en su aplicación y desarrollo.

Resultado de imagen de participación y colaboración ciudadana

El nivel participativo de nuestro municipio históricamente ha dejado mucho que desear en el aspecto concreto del compromiso de l@s ciudadan@s con la solución de los problemas de su entorno, y la prueba más evidente la tenemos en el papel de las Asociaciones de Vecin@s, quienes por su proximidad a la ciudadanía y a su realidad más inmediata debieran ser las canalizadoras ‘naturales’ de esos problemas y que, siendo como son unas organizaciones con un enorme potencial y capacidad de compromiso a la hora de aportar soluciones, sin embargo la realidad es que en lugar de irse fortaleciendo, en general cada vez más se han ido quedando sólo como una mera referencia donde los vecinos puedan reclamar y presentar sus quejas para que sean trasladadas al Ayuntamiento y nada más o, en el peor de los casos y por desgracia cada vez más numerosos, como un órgano que si bien en su momento tuvo su protagonismo ahora forma parte de la historia de una población concreta a la que con ilusión y con más o menos éxito representó durante un tiempo.

A los hechos nos remitimos, pues a día de hoy y salvo excepciones puntuales las Asociaciones de Vecin@s o Asociaciones Vecinales (como se sugiere que se les llame) que sobreviven lo hacen contra viento y marea, mientras las más llevan algún tiempo inactivas o se han dado de baja por inoperatividad, sin olvidarnos de zonas poblacionales del municipio que nunca han tenido una Asociación Vecinal que los represente como es el caso paradigmático del Casco (en realidad sí tuvo una cuya actividad duró unos pocos meses), lo que es una verdadera lástima porque el funcionamiento de estos colectivos es un termómetro que mide el nivel de participación de la población en defensa de sus necesidades y derechos, que en el caso de nuestro municipio no llega al aprobado por no decir que tiene un claro suspenso.

Consideramos imprescindible potenciar los procesos de participación de la ciudadanía con el objetivo de debatir y dar solución a las preocupaciones, necesidades y valores que les afecta, dejando aparcada definitivamente la escasa atención que desde las administraciones públicas se le suele dar a esta cuestión porque consideran que son sólo los técnicos de la propia administración o l@s polític@s las personas más apropiadas para encontrar las mejores soluciones a los intereses de la ciudadanía. También reclamamos que esos procesos de participación tienen que plantearse necesariamente mediante iniciativas o actividades cuyo objetivo sea el desarrollo social y la democracia con la participación de tod@s l@s ciudadan@s que lo deseen en el ejercicio de la vida política, sin que para ello tengan inevitablemente que formar parte de la administración pública o pertenecer a un partido político.

Resultado de imagen de constitución española

En referencia a esta cuestión de la PARTICIPACIÓN, la Constitución Española dice que “los ciudadanos tienen el derecho a participar en los asuntos públicos, directamente o por medio de representantes libremente elegidos en elecciones periódicas por sufragio universal”. Pero, y esto para nosotros es mucho más importante, también dice literalmente que “corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas, remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social”.

Por tanto, la participación de la ciudadanía en las decisiones tomadas en el ámbito de lo público es un derecho amparado y expresamente reflejado por la Constitución Española aprobada hace 40 años. Sin embargo y en honor a la verdad, muy poco se ha avanzado en la participación ‘real’ de la ciudadanía en la vida política y económica, aunque sí algo más en la cultural y social tal como lo exige la Constitución… La realidad es que, en el caso de las decisiones políticas y salvo que se milite en algún partido, el nivel participativo de l@s ciudadan@s se ha venido limitando prácticamente al derecho a votar en los periodos electorales… y casi nada más. Asimismo, las cuestiones económicas se han dejado todas en manos de los ‘mercados’ o los profesionales de las finanzas, donde desgraciadamente los intereses personales prevalecen por encima de los generales, pagando sin embargo la ciudadanía las consecuencias de ‘crisis’ económicas como la recientemente pasada causadas por la especulación de un capitalismo sin escrúpulos. En cuanto a los aspectos cultural y social, aunque la participación de l@s ciudadan@s de forma independiente sea más abierta y posible, sin embargo ha estado tradicionalmente condicionada por el poder político dominante de turno que tiende a fomentar y financiar sólo aquello que beneficia a sus intereses partidistas.

Sin embargo, serían numerosos los beneficios para la comunidad derivados de una participación ciudadana más efectiva e independiente, como pueden ser la aportación de puntos de vista que mejorarían las decisiones a tomar, el compromiso con una gestión más eficaz y transparente, la aceptación más mayoritaria de las propuestas, la evitación de muchos problemas que dificulten la realización de proyectos y, por tanto, faciliten su desarrollo, etc. Pero para conseguir verdaderos avances en el desarrollo social, económico y cultural de un territorio no basta sólo con la buena disposición a participar por parte de la población si ello no va acompañado por la COLABORACIÓN entre la ciudadanía y sus representantes sociales, políticos, culturales, etc., mediante el fomento y desarrollo del ‘trabajo en equipo’, porque sólo así, unidas todas las partes, cooperando y coordinándose para trabajar con el objetivo de conseguir algo que de otra manera sería muy difícil de lograr, se pueden desarrollar acciones que tengan resultados efectivos y duraderos.

Imagen relacionada

Si, tal como dice el mandato constitucional, ‘son los poderes públicos los responsables de facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social’, eso significa que quienes nos gobiernan tienen la obligación de implicarse y comprometerse en la cooperación con sus ciudadan@s, las empresas, los colectivos y demás agentes, permitiendo y fomentando además el trabajo conjunto dentro de la propia Administración Pública entre sus empleados y con otras Administraciones. Asimismo, tienen el deber de favorecer el derecho de la ciudadanía a participar activamente en la conformación de las políticas públicas, beneficiando con ello a toda la sociedad del conocimiento y la experiencia de esta participación. Por tanto, está obligada a impulsar acciones y orientar actuaciones que aumenten el protagonismo e implicación de la ciudadanía en todos los asuntos públicos sin excepción, así como a comprometer con mayor intensidad a las fuerzas políticas con sus conciudadan@s.

En Granadilla de Abona, las Asociaciones Vecinales necesitan potenciarse mediante un mayor apoyo ciudadano e institucional como organizaciones que se forman en el corazón de la comunidad y que se alimentan del movimiento y dinamismo de sus integrantes que se sienten movid@s a reunirse y actuar por razones de buena vecindad. Por tanto, se deben poner en marcha iniciativas que cumplan con ese objetivo ya que estas Asociaciones son un importante canal independiente de participación ciudadana en la vida pública y en el logro de fines comunes, que en su mayoría surgen para lograr el desarrollo de la calidad de vida de la comunidad a la que representan en todos los ámbitos: el urbanismo, la educación, la movilidad, la salud, el medio ambiente, las libertades sociales, etc.

Por nuestra parte y en la medida de nuestras posibilidades, desde LaRendija.es nos comprometemos con el desarrollo y puesta en marcha de iniciativas dirigidas en ese sentido, pues pretendemos ser un instrumento al servicio de la participación de la ciudadanía de Granadilla de Abona en la defensa de sus intereses. Asimismo, reiteramos nuestro propósito de ser una herramienta facilitadora de la colaboración entre la ciudadanía de Granadilla de Abona y sus representantes sociales, políticos, culturales, etc., fomentando para ello el “trabajo en equipo”.

Resultado de imagen de colaboración

Para finalizar, congratularnos de que en este momento existan en nuestro municipio herramientas participativas como el ‘Reglamento de Participación Ciudadana’ y el ‘Reglamento Municipal del Consejo General de Participación Ciudadana y Transparencia’, hasta ahora infrautilizados pero a disposición de la ciudadanía en la medida que ésta lo requiera y se ponga en acción para ello, tal como parece que puede estar ocurriendo con la iniciativa ciudadana mediante la cual se está trabajando para conseguir conformar una ‘Federación de Asociaciones Vecinales’ que permita acercarnos a este propósito de PARTICIPACIÓN y COLABORACIÓN que demandamos.

Para el conocimiento de los mencionados Reglamentos remitimos a l@s interesad@s a los contenidos del FORO Digital de nuestro menú, en los que se encuentran con los titulares El ‘Reglamento de Participación Ciudadana del Ilustre Ayuntamiento de Granadilla de Abona’ y El ‘Reglamento Municipal del Consejo General de Participación Ciudadana y Transparencia de Granadilla de Abona’, o bien pulsando en los siguientes enlaces:

‘¿Nos ponemos tod@s las pilas?’

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *