‘Dimes y diretes’ de la Planta de Gas del Puerto de Granadilla (V)

‘Dimes y diretes’ de la Planta de Gas del Puerto de Granadilla (V)

(…Continuación)

Como hemos señalado, el presidente del Cabildo grancanario, Antonio Morales, es un firme opositor a la introducción del gas en la isla y un entusiasta defensor del desarrollo de las energías renovables. En ese sentido se pronunció una vez más en unas declaraciones publicadas por Canarias Ahora el 28 julio de 2015, en la que respondía por alusiones a la reciente cumbre Canarias-Estado mantenida entre el presidente Fernando Clavijo y el ministro José Manuel Soria, que con el titular Antonio Morales: «Me sorprende mucho esta luna de miel entre Soria y Clavijo»‘, decía:

« El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, se ha vuelto a posicionar de manera contundente en contra del proyecto de la planta regasificadora en Arinaga. El político nacionalista tacha de paripé la cumbre celebrada este lunes entre Gobierno estatal y autonómico y responde al presidente canario, Fernando Clavijo y al ministro de Industria, José Manuel Soria que, como a lo largo de toda su trayectoria política, prefiere apostar por las energías renovables.

De esta forma, la batalla por el gas está servida, cada institución ha mostrado sus cartas y lo que no está dispuesta a sacrificar. «Allá ellos con sus decisiones», dice el presidente del Gobierno insular a Clavijo y a Soria.

Morales responde por alusiones

En declaraciones ofrecidas a Canarias Ahora, el presidente del Cabildo de Gran Canaria manifiesta su sorpresa por lo que ha llamado «la luna de miel entre Clavijo y Soria», quienes, según recuerda, en un pasado preelectoral no muy lejano manifestaban sus diferencias con respecto a las prospecciones petrolíferas en Canarias. Por ello, añade que «el PP tiene un compromiso serio con las compañías eléctricas y su objetivo es frenar las renovables. Y las renovables son la alternativa».

Morales no entiende por qué el presidente Clavijo se tomó la libertad este lunes de interpretar su negativa a la regasificadora como una opinión personal y no institucional y responde contundentemente que su posicionamiento personal es el mismo que el institucional y que ésta es también la posición del Cabildo de Gran Canaria.

Para concluir, el presidente de la Corporación insular muestra su rechazo a esa comparación que se hace entre Granadilla y Arinaga como queriendo fomentar la rivalidad entre islas. «No acepto ese chantaje en Tenerife sí y en Gran Canaria no» y concluye «allá ellos con sus decisiones», insiste.

Resultado de imagen de antonio morales cabildo

Los primeros en mover ficha

Tanto el ministro de Industria como el presidente del Gobierno de Canarias hablaron este lunes de lo «importante» que es para Gran Canaria apostar por la regasificadora en materia energética.

El ministro de Industria fue muy claro al manifestar que «la alternativa al gas es el fuel» y que si esta planta de gas no llega a operar en Arinaga sería una decisión que situaría a Gran Canaria «en una posición de desventaja».

Por su parte, el presidente del Gobierno de Canarias propone que el debate en cuanto a la energía debería darse «desde la ciudadanía». Las declaraciones sobre la regasificadora concluyeron con las palabras de Soria, quien manifestó que “si la inversión de 300 millones prevista para la regasificadora no llega a producirse, la habrá paralizado el Cabildo de Gran Canaria, no el Gobierno de España ni el canario», sentenció.

Resultado de imagen de Federación Ben Magec-Ecologistas en Acción

Los colectivos ecologistas se pronuncian

Los colectivos ecologistas han mostrado su desacuerdo a las declaraciones ofrecidas en la cumbre sectorial. Noelia Sánchez, miembro de la Federación Ben Magec-Ecologistas en Acción, dice que, si bien es cierto que el gas es menos contaminante que el petróleo en lo que se refiere a emisiones de CO2, «nadie se cree que a Soria le preocupe el tema energético desde el punto de vista medioambiental».

La activista añade que detrás de la regasificadora no hay intereses medioambientales sino seguir favoreciendo grandes proyectos, grandes empresas y poniendo freno a las energías renovables. «Si el gas es la transición hacia las renovables que el ministro nos lo demuestre con un plan de apoyo a las energías limpias», puntualiza.

Luis Sánchez, representante del mismo colectivo, opina que no se trata de una comparación entre gas y petróleo ni de cual es más o menos contaminante sino que se trata de modelos. «El gas representa un modelo centralizado en manos de cuatro multinacionales y lo que hace es frenar aun más la penetración de las energías renovables», y añade que «no solo se trata de un modelo menos contaminante sino de un modelo energético más democrático». »

PLATAFORMA NO PUERTO DE GRANADILLA

El 26 de agosto de 2015, Tenerife Ahora recoge en un artículo con el titular Presentan nuevas alegaciones contra la implantación de la regasificadora en el sur de Tenerife’, la acción en forma de alegaciones desarrollada por la Plataforma Ciudadana contra el puerto de Granadilla, en el que dice:

« La Plataforma Ciudadana contra el puerto de Granadilla ha presentado esta semana un nuevo pliego de alegaciones contra la última solicitud de la empresa Enegas para la instalación de una planta regasificadora en el Polígono Industrial de Granadilla, en el sur de Tenerife.

La nueva solicitud de Enegas se produce después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) anulara la Declaración de Impacto Ambiental y la autorización administrativa de la regasificadora, tras el recurso presentado por dicha plataforma, debido a que el estudio de impacto no analiza el efecto acumulativo de las actividades peligrosas de la zona, especialmente con la central térmica.

Resultado de imagen de tenerife ahora

La plataforma añade que, a pesar de este fallo, a principios de agosto fue presentada otra solicitud por parte de la empresa, con plazo hasta fin de mes para presentar alegaciones.

En las alegaciones se tratan aspectos que, según el colectivo, no han sido contemplados en el estudio de impacto ambiental de Enagas, como “la distancia exigida por ley de una planta de regasificación a los núcleos de población, la falta de un informe de seguridad o la futura inoperatividad del puerto”.

La plataforma entiende que Canarias “no necesita el gas” por ser un combustible “altamente peligroso, fósil y contaminante”. También señala que su introducción en el Archipiélago “tiene como única finalidad paralizar durante un mínimo de 20 años la urgente necesidad de invertir de forma masiva en energías limpias, gratuitas e infinitas”.

Indica, además, que la diversificación energética en el campo de las renovables “generará miles de puestos de trabajo y garantiza la autosuficiencia energética” y permitiría “ahorrar miles de millones de euros en la factura de la luz”. »

Resultado de imagen de planta de gas o regasificadora de tenerife

El 17 de septiembre de 2015, con el titular Gobierno y Cabildo prevén iniciar la regasificadora en 2016′, La Opinión de Tenerife publica:

« El Gobierno de Canarias y el Cabildo de Tenerife prevén que las obras para construir la regasificadora de Granadilla de Abona puedan comenzar el próximo año, tal y como espera la compañía Enagás, de la que depende este proyecto.

Diversos representantes de ambas administraciones, encabezadas por el presidente insular, Carlos Alonso, y el consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno canario, Pedro Ortega, mantuvieron ayer una reunión de trabajo de más de dos horas en la que ambas establecieron los proyectos principales a desarrollar en la Isla.

Uno de ellos es precisamente la introducción del gas en el territorio, que «no es incompatible» con el fomento de las energías renovables y que permitirá «mejorar» el balance energético, así como generar crecimiento económico y actividad industrial vinculada al mantenimiento y al suministro de combustible para buques, según destacó el mandatario tinerfeño.

Carlos Alonso subrayó que la entrada del gas en Tenerife «no es excusa para dejar de impulsar las energías renovables» y, de hecho, indicó que otro de los puntos tratados en el encuentro mantenido ayer fueron los parques eólicos. Con ese objetivo marcado en la agenda de ambas administraciones, la puesta en marcha de la regasificadora pasa a ser uno de los proyectos esenciales para cumplir, pero el problema es que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha paralizado su construcción.

Si en un principio se espera que las obras comenzarán en el segundo semestre de este año, la sentencia del pasado mes de abril no solo anuló su Declaración de Impacto Ambiental (DIA) –por no analizar los efectos y riesgos que implica poner en funcionamiento esta planta junto a las «actividades potencialmente peligrosas de la zona»–, sino también la autorización administrativa que el Estado concedió a la Compañía Transportista de Gas Canarias SA para la instalación.

El presidente del Cabildo defendió ayer al respecto que la regasificadora no está paralizada ya que informó de que Enagás está a la espera de obtener nuevamente la DIA y la autorización administrativa, que ha recibido alegaciones y que está en el proceso de contestación. Ante el punto en que se encuentra el proceso, tanto él como el consejero regional de Industria contemplan que la planta sea una realidad el próximo año con el inicio de los trabajos.

El objetivo de Enagás es que las obras empiecen en 2016 y «eso es lo que estamos contemplando las administraciones», apuntó Pedro Ortega. Sobre la controversia generada en Gran Canaria respecto al gas y si puede salpicar a Tenerife, afirmó que la postura de la Comunidad Autónoma es «clara»: respetar la planificación territorial que diseña el Cabildo, que a su vez está «alineada» con la del Gobierno Central. De igual forma, «existe una coincidencia plena en materia energética» entre la Corporación insular y la Administración regional «para garantizar el futuro sostenible de nuestra tierra», subrayó… »

El 14 de octubre de 2015 la Agencia EFE da a conocer el siguiente comunicado con el titularEl Cabildo de Tenerife emite un informe favorable de la planta regasificadora’:

« El consejo de gobierno del Cabildo de Tenerife ha emitido un informe favorable a la declaración de impacto ambiental de la planta regasificadora de gas natural proyectada en el puerto de Granadilla.

La anterior declaración de impacto ambiental fue anulada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, por lo que Enagás ha reiniciado el procedimiento, explicó el presidente del Cabildo, Carlos Alonso.

Tras concluir el trámite de información pública, la nueva declaración de impacto ambiental se somete a consulta de las instituciones involucradas, y el Cabildo ha emitido un informe favorable en cuanto a planeamiento, medio ambiente y aguas.

Carlos Alonso confió en que las obras de la planta regasificadora puedan empezar en 2016.

La declaración de impacto ambiental tiene que ser aprobada definitivamente por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. »

Resultado de imagen de planta de gas o regasificadora de tenerife

El 12 de diciembre de 2015, con el titular Una sentencia del Supremo anula la subestación de Las Caletillas y deja en el aire la regasificadora de Granadilla’, Tenerife Ahora publica:

« La reciente anulación por parte del Tribunal Supremo (TS) de la orden del Ministerio de Industria de 2010 que pretendía regular las redes de transporte eléctrico y gas natural cuestiona la ejecución de numerosas actuaciones en toda Canarias. En el caso concreto de Tenerife, impediría la subestación de Las Caletillas en Candelaria y deja en el aire la posibilidad de que salga adelante la Planta Regasificadora de Granadilla.

En esta Isla también queda sin efecto la subestación de Geneto, otras dos de El Rosario, Adeje, Arico y el soterramiento de ciertas líneas en enclaves urbanos, entre otras actuaciones. En el ámbito de Canarias estarían afectadas como proyectos extraordinarios la nueva subestación de Jinámar, desde cuyo parque se suministra hoy la mitad de la energía de Gran Canaria o la de Tuineje en Fuerteventura.

Como actualizaciones puntuales en infraestructuras ya planificadas, quedarían anulados el segundo cable submarino entre Corralejo en Fuerteventura y Playa Blanca en Lanzarote, la eliminación de diversos transformadores en la Isla majorera o los nuevos parques de La Oliva y en Puerto del Rosario.

Resultado de imagen de tribunal supremo

En la orden se refleja que la subestación de Caletillas no iba a suponer la desaparición de la actual central, en contra de lo que se había anunciado, sino que ambas iban a funcionar de forma conjunta. El texto ha sido anulado después de que la Planta Regasificadora de Sagunto lo recurriera ante los tribunales. La Audiencia Nacional primero y el Supremo después, entendieron que este sector no puede ser regulado a través de una orden sino por medio de un acuerdo del Consejo de Ministros.

La anulación se basa en que no es posible aplicar el recurso de la analogía para planificar el sector gasista por medio de procedimientos que se aplican en el eléctrico ya que no existe un vacío legal que así lo permita. El Supremo considera que el Ministerio de Industria se atribuye competencias que no le corresponden además de que la planificación va en contra de lo dictaminado en su momento por el Consejo de Ministros.

El abogado y dirigente de Sí se puede, Pedro Arcila, apunta que esta sentencia podría abrir la puerta a la paralización de la planta regasificadora de Granadilla y anuncia que así lo defenderá ante los tribunales, como otro de los argumentos encaminados a detener esta actuación. Aunque en la planificación gasista no se hace una mención específica a la infraestructura tinerfeña, se considera que la anulación del texto tiene una incidencia directa en la misma.

Una reciente sentencia del Supremo como resultado de un recurso presentado por Unión Eléctrica de Canarias Generación SA contra la misma orden, determinó la anulación de la planificación gasista. El recurrente solicitaba que no se incluyera en esta programación como un proyecto extraordinario la subestación de Tuineje en cuanto iba a estar conectada con una central térmica que no se va a construir, al haber sido denegado el permiso por el Gobierno canario.»

Resultado de imagen de planta de gas o regasificadora de tenerife

El 31 de marzo de 2016, con el titularGascan debe devolver a Europa 846.495 euros al no hacer la planta de Granadilla’, La Opinión de Tenerife publica:

« El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) obliga a la Compañía Transportista de Gas de Canarias (Gascan) a devolver a la Unión Europea una subvención de 846.495 euros por no ejecutar la regasificadora de Granadilla de Abona, en Tenerife.

La Sección Sexta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo desestima el recurso interpuesto por la empresa contra la resolución del Ministerio de Hacienda, que exigió el reintegro de la ayuda procedente del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder), un instrumento financiero de la Comisión Europea (CE), ya que Gascan no ha acometido el proyecto.

La empresa, que hasta el año pasado también estaba participada por Endesa (47%) y el Gobierno canario (11%), había solicitado hace ocho años apoyo financiero del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) para construir una planta regasificadora en Granadilla de Abona (Tenerife) y otra en Arinaga (Gran Canaria).

En principio, se le asignó una ayuda europea de hasta 50 millones de euros, pero los grandes retrasos que acumulan los dos proyectos (ninguno de los cuales ha comenzado a construirse) obligaron a ir modificando los planes de inversión y los expedientes de ayuda.

Resultado de imagen de gascan s.a.

Finalmente, Gascán recibió solo una ayuda de algo menos de 900.000 euros para los gastos en los que había incurrido en los estudios, trámites y proyectos previos de la planta de Tenerife. Sin embargo, el Ministerio de Hacienda consideró que el destino de esa ayuda no estaba conveniente justificado y, como se trataba de una subvención finalista, exigió su devolución.

Gascán impugnó su decisión ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJM, alegando que los proyectos de las plantas regasificadoras de Canarias no se han podido ejecutar por causas «totalmente ajenas» a la empresa y «solo imputables a las administraciones públicas».

El TSJM resuelve que, si el proyecto no ha sido ejecutado, la normativa que regula estas ayudas europeas obliga a devolverlas.

«Las circunstancias que hayan dado lugar a tal precisa devolución son discutidas entre las partes y podrán dar lugar a la correspondiente reclamación de la actora (Gascán) sí entiende y acredita que la pérdida de financiación es achacable a la actuación de la administración nacional, pero ello no puede obstar el mecanismo legal de reintegro de la ayuda», argumenta.

Pero Gascan deberá devolver otros 804.170 euros, según la sentencia del mismo tribunal, porque tampoco ha ejecutado la regasificadora de Arinaga, en Agüimes. Un proyecto que, de hecho, ha sido descartado por el actual Cabildo de Gran Canaria.

Resultado de imagen de tribunal superior de justicia de madrid

La planta de regasificación de gas natural licuado de Arinaga estaba incluida en el Programa Operativo Integrado de Canarias (POIC) 2000-2006. Sin embargo, el cambio en la disposición del emplazamiento inicial de la planta en el puerto de Arinaga precisó una nueva tramitación ante la Comisión Europea del proyecto y los sucesivos retrasos en la declaración de impacto ambiental y, en consecuencia, en las obras de ampliación del citado puerto, imposibilitaron realizar la actuación en dicha ubicación durante el periodo programado.

Lo mismo ocurrió con la planta de Granadilla, en Tenerife, cuya construcción paralizó el TSJM hace hoy justo un año, al anular la declaración de impacto medioambiental y la autorización administrativa.

La sentencia que afecta a la regasificadora de Arinaga, dictada el pasado 3 de febrero por el magistrado José Ramón Giménez, apunta que «las subvenciones son finalistas, por lo que su objetivo no es financiar actividades sino resultados, de modo que si no se ejecutan los proyectos por la razón que sea las ayudas deben devolverse». Además, se deben «rendir cuentas» a la Comisión Europea acerca del «correcto empleo» de tales fondos.

En octubre de 2013 Gascan se opuso a la orden de la CE de reintegrar la ayuda al alegar que los proyectos no se habían podido ejecutar «por causas totalmente ajenas» a la empresa y «sólo imputables a las administraciones públicas». Es más, Gascan sostiene que se «había cumplido el objetivo y realizado la actividad, así como los requisitos y condiciones de la ayuda Feder». »

(Continuará…)

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *