Top Ad

Deseos para 2018

Deseos para 2018

Cuando un año llega a su final uno de los rituales habituales es establecernos metas y propósitos para el nuevo año que comienza. Sin embargo, al igual que sucede con cualquier proyecto, de este ritual de la intención hay que pasar luego a la acción, así que no basta sólo con formular o desear mucho un objetivo sino que, según psicólogos expertos en la materia, “es necesario establecer una hoja de ruta realista que nos paute como realizarlo, con límite de tiempo, eliminación de obstáculos y alimentando los motivos que nos permitan llevarlo a cabo”.

En este sentido, de un artículo de la agencia de noticias Europa Press, que el periódico La Vanguardia ha publicado con el título ‘¿Quieres cumplir tus deseos para 2018? Crea una hoja de ruta realista y empieza con pasos sencillos’, entresacamos algunos consejos dados por el psicólogo clínico y profesor de Psicopatología de la UCAM, Eladio Rosique Meseguer, quien destaca que uno de los principios fundamentales para mantener la autoestima “es sentirse eficaz y que una persona que no recorre un camino se termina secando”.

Por ello y para lograr recorrer ese camino, propone “empezar por objetivos sencillos que permitan adquirir una inercia positiva para, posteriormente, ir a por los más complicados”. Sugiere el profesor que el momento de hacernos ese propósito de cambio, como el de estas fechas de celebraciones que marcan el final de un año y el comienzo de otro, lo integremos “como un momento de evolución, de inversión y de crecimiento”.“Si establecemos las condiciones para que las cosas pasen, aumentamos la probabilidad de que termine sucediendo algo parecido a lo que deseamos”, resalta.

Dice que es tal como sucede, por ejemplo, con la Navidad, que cada quien le da el sentido que quiere. Así, “para algunos es una festividad esencialmente religiosa; para muchos, familiar y, para otros, unas simples vacaciones; pero, en cualquier caso, es una actitud activa la que puede ayudar a que responda a nuestra expectativa”, explica el profesor, que también asegura que la Navidad “va a tener el sentido que queramos darle cada uno de nosotros y nuestra actitud va a ser decisiva para que sea algo agradable o desagradable”. El planteamiento, según este profesional de la psicología, es preguntarse “qué puedo poner de mi parte para que esos días sean una experiencia que enriquezca mi vida”. Por eso asegura que ya sea desde la espiritualidad, desde los afectos o desde la diversión, “cada quien puede encontrar un sentido particular a la Navidad y, con la actitud adecuada, seremos agentes activos en lugar de esperar a ver qué nos aporta”.

El profesor sugiere que aprovechemos estas fechas haciendo de ellas un momento de inflexión para empezar a crear vida nueva, animándonos a aplicar lo siguiente: “ni estando pasivos, ni contrariados, ni alimentando odio se ha originado nunca nada bueno y lo que está por venir empieza hoy, ahora, y la recuperación sólo puedo llevarla a cabo yo”.

Por último, otro consejo que da el profesor para estas fechas es el de ‘regalar con fundamento’, conminándonos a que intentemos “que los regalos que hagamos se conviertan en una herramienta para ofrecer a los demás algo más allá de lo material y tan valioso como el cuidado, la reconciliación, el amor, la alegría y cualquier emoción que nos acerque a los otros”. “Nada de regalos para salir del paso, eso siempre se nota y es dinero perdido”, aconseja, y nos invita a reflexionar sobre el hecho de que consideremos estas fechas como un excelente momento para transmitirles a l@s niñ@s “la importancia del regalo con sentido”.

Dicho esto, también La Vanguardia en otro artículo titulado ’12 eco-consejos para un 2018 más sostenible’, con el que coincidimos plenamente y hacemos nuestro como deseo para 2018, nos sugiere lo siguiente:

« Combatir el cambio climático está al alcance de todos. Con pequeñas acciones del día a día podemos reducir nuestra huella de carbono y aportar nuestro granito de arena para frenar el calentamiento global. Te proponemos 12 gestos, uno para cada mes, para que en 2018 seamos todos un poco más sostenibles.

1. Cuidado con lo que compras. Prioriza los materiales naturales y reciclables. Por ejemplo la madera frente al plástico. Compra más a granel y reducirás la generación de residuos. Y, sobre todo, evita el desperdicio alimentario: entre octubre de 2015 y septiembre de 2016 los hogares españoles tiraron 24 millones de kilos semanales de alimentos en condiciones de ser consumidos, según el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

2. Prioriza los productos de proximidad. Al comprar productos locales no sólo beneficias a la economía de la zona, generando empleo y riqueza en el territorio, sino que además reduces el consumo de energía y las emisiones derivados del transporte.

3. Aprende a leer etiquetas. Algunos electrodomésticos y también las viviendas en venta o alquiler disponen de una etiqueta energética. Esta nos permite conocer la eficiencia energética del aparato o vivienda, es decir su consumo. La eficiencia se clasifica desde la G, menos eficiente, a la A, más eficiente. En aparatos como las lavadoras o secadoras ya hay modelos de clase A+++.

4. Una cesta más ecológica. Los alimentos y bebidas ecológicas son más saludables para las personas y más respetuosos con el medio ambiente. La oferta existente es ahora más amplia, con supermercados y secciones especializadas, y los precios son cada vez más competitivos.

5. Intercambia o compra de segunda mano. Las aplicaciones de venta o intercambio de productos de segunda mano han recuperado la vieja costumbre de pasar la ropa o juguetes entre familiares. Da una segunda vida a la ropa escondida en el fondo del armario o al dispositivo que te regalaron y que sólo has usado un par de veces.

6. Di no a las bolsas de plástico. La cesta de toda la vida vuelve a estar de moda. Otra opción es llevar una bolsa plegable de tela en el bolso o bien acordarse de cogerla antes de ir de compras. Según el Worldwatch Institute, una bolsa de plástico puede tardar un total de 500 años en descomponerse.

7. Di adiós a los malos humos. Los coches son la principal fuente de contaminación atmosférica y uno de los grandes causantes del cambio climático. Opta por medios de transporte más sostenibles, como el transporte público o la bicicleta. Montándote en una bici te mantendrás más activo y en forma y contribuirás a que se respire un aire más neto.

8. Ahorra energía en el hogar. No son necesarias grandes reformas. Basta con simples gestos como no dejar encendidas las luces de las habitaciones o zonas desocupadas, utilizar bombillas LED, sacar los alimentos del congelador con antelación en lugar de descongelarlos en el horno o al microondas… Y no te pases con la temperatura del termostato. El planeta y tu bolsillo te lo agradecerán.

9. No malbarates el agua. Es un bien escaso y también un poco más caro este año que empieza. Cierra el grifo mientras te enjabones o te laves los dientes, prioriza las plantas de bajo riego y si tienes piscina no la vacíes en invierno sino que trata el agua para que aguante hasta el próximo verano.

10. Repara siempre que sea posible. La obsolescencia programada no nos lo pone fácil, pero antes de desechar es conveniente intentar reparar.

11. Usa tu imaginación y reutiliza. Hay quienes han decorado su casa por Navidad utilizando exclusivamente materiales reutilizados. Sin llegar a este extremo, seguro que muchos de los objetos que tiras a la basura pueden tener un segundo uso. Tu imaginación es el límite.

12. Recicla. Separa los residuos y tíralos en el contenedor adecuado. Con este gesto no sólo reduces la generación de residuos y la extracción de nuevas materias primas, sino que además contribuyes a la generación de puestos de trabajo y a la generación de una economía del reciclaje.

¡Con estos 12 eco-consejos ya puedes empezar el 2018 reduciendo tu huella de carbono! »

¡Que en 2018 se vean cumplidos nuestros más nobles, solidarios y ecológicos deseos!

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *