Costas abre un procedimiento para desmantelar las chabolas de Punta del Levitero

Costas abre un procedimiento para desmantelar las chabolas de Punta del Levitero

Ya en mayo de 2006 se derribaron nada menos que 51 edificaciones ilegales tipo ‘chabola’ en la zona de costa de Granadilla de Abona próxima a la urbanización La Mareta comprendida entre Puerto Clérigo y Punta del Levitero, que se encuentra hacia el margen sur del plan parcial Costa-Bella el cual comprende los solares en los que se está construyendo el polémico hotel ‘La Tejita Beach Club Resort’.

Ahora son aproximadamente una veintena las chabolas y casas-cueva que pueblan otra vez este lugar emplazado entre La Tejita y Los Abrigos, a las que desde el pasado mes de septiembre la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y el Mar (Costas) ha abierto un procedimiento para su desmantelamiento al estar afectadas por el dominio público marítimo y terrestre y, por tanto, en situación de presunta ilegalidad.

Fue en mayo de 2005 cuando la entonces denominada Dirección General de Costas determinó recuperar el espacio afectado por el dominio público marítimo y terrestre a su primitivo estado, procediendo en marzo de 2006 a publicar la orden de demolición de las construcciones existentes en la mencionada zona, estableciendo que en el caso de que tuvieran que hacerse de forma ‘forzosa’ su coste correría a cargo de las personas afectadas por la medida.

Costas abre el proceso para retirar 20 chabolas...

Esta ocupación irregular de la zona es una situación que se ha venido produciendo durante décadas, pues se da la circunstancia de que llegó a servir de refugio y varadero para los pescadores de Los Abrigos cuando aún su muelle no se había construido, de cuyo testimonio daba fe la presencia de un güinche que se utilizaba para extraer las embarcaciones del mar y que fue retirado del lugar cuando se produjeron las mencionadas demoliciones llevadas a cabo hace 13 años.

En las proximidades de La Punta del Levitero se encuentra emplazado un refugio que en los años setenta del pasado siglo sirvió para proceder a elevar el agua empleada para la construcción del Aeropuerto Tenerife Sur-Reina Sofía.

Se da el hecho de que aunque en las actuales casas-cueva y chabolas establecidas en el lugar residen familias con escasos recursos económicos, también las hay que son empleadas sólo con el objetivo de disfrutarlas durante los fines de semana y épocas de vacaciones.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *