¿Contaminada intencionadamente la playa de El Médano con la bacteria E. Coli?

¿Contaminada intencionadamente la playa de El Médano con la bacteria E. Coli?

A finales del pasado mes de abril, el primer teniente de alcalde y concejal de Servicios Generales y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Granadilla de Abona, Marcos González, aseguró a los medios de comunicación que el gobierno municipal tenía sospechas de que la aparición de la bacteria E.Coli (que suele presentarse en aguas contaminadas con deshechos humanos) en la playa de El Médano sea provocada. Dichas sospechas se sustentaban por los estudios y análisis realizados regularmente en la playa Leocadio Machado, mediante los cuales se detectaron “situaciones poco habituales”, según manifestó el concejal, algo que también fue confirmado por la investigación que sobre el asunto había abierto la Policía Local.

Según los expertos, esa situación poco habitual a la que se hace mención en los estudios realizados se refiere a que «se trata de algo ilógico si tenemos en cuenta la orografía marina del terreno y los factores que deberían influir en su propagación por toda o gran parte de la zona», con lo que se deduce que la contaminación probablemente se haya hecho de forma premeditada con algún interés concreto.

La coincidencia en las conclusiones del estudio de los expertos y del informe de la Policía Local que reforzaban las sospechas llevaron al grupo de gobierno a notificar al Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil) el asunto para su investigación, ya que el punto de localización parece ser siempre el mismo sin que la bacteria se propague por otras zonas, lo cual no ocurre en una contaminación al uso y por tanto resulta objetivamente sospechoso.

Resultado de imagen de marcos gonzález alonso granadilla de abona

Además, si a eso se le suma el hecho de que los niveles de la bacteria E.Coli detectados en El Médano (que alcanzaron las 550 ufc -unidades formadoras de colonia- por mililitro) no fueron provocados por la red de saneamiento según las conclusiones de los reiterados informes realizados por la empresa responsable del mantenimiento, Entemanser, los cuales aseguraban que el origen de la contaminación no se debía a ningún tipo de avería en el sistema público de evacuación de las aguas residuales, se deduce que alguien tiene interés en contaminar de forma intencionada con la bacteria E. Coli la costa granadillera, algo que si se demostrara sería constitutivo al menos de un delito premeditado contra la salud, por no mencionar otros.

Si fuera el caso, detrás de esta contaminación intencionada hay personas y, hasta ahora, quienes se han pronunciado con más contundencia contra los vertidos incontrolados de aguas residuales, respecto a partidos políticos con representación municipal, han sido los socialistas e Izquierda Unida que un Pleno tras otro han venido denunciado a través de sus representantes lo que califican como incapacidad del grupo de gobierno para hacer frente a este problema considerado como el más urgente al que se enfrenta el municipio, pidiendo incluso la dimisión del Alcalde y concejales responsables por su ‘ineptitud’, así como la asociación vecinal Barrios Unidos de Granadilla de Abona (BUGA) que en todo momento ha denunciado y reivindicado lo mismo que ambas fuerzas políticas, y en algún caso concreto también la plataforma ciudadana Salvar la Tejita ha pedido explicaciones.

Imagen relacionada

Por último, el concejal quiso dejar bien claro acerca de una información que había circulado por esos días en las redes sociales sobre la posibilidad de que se estaba produciendo un nuevo vertido incontrolado al mar, que en realidad se trataba de ‘jable’ que había sido arrastrado por las últimas lluvias que había caído en zonas altas y de medianías las cuales dieron lugar a que el agua corriera por los barrancos haciendo limpieza del material acumulado en sus caudales y vertiéndolo al mar, un extremo -afirmaba Marcos González- finalmente «desmentido por los propios socorristas y la Policía Local, que confirmaron que se trataba de jable”, por lo que no es este el caso al que se refería cuando hizo mención de los posibles vertidos intencionados notificados por el grupo de gobierno al Seprona.

Por tanto, si fuera cierta la sospecha anunciada por Marcos González, queda en el aire la pregunta: ¿quién contamina intencionadamente la playa de El Médano con bacteria E. Coli y con qué interés?

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *