Top Ad

Sobre el cierre de playas, las microalgas y los vertidos de aguas residuales al mar (II)

Sobre el cierre de playas, las microalgas y los vertidos de aguas residuales al mar (II)

(…Continuación)

El pasado 22 de junio, eldiario.es en su sección Tenerife Ahora, con el título ‘Sí Se Puede culpa a ayuntamientos y Cabildo de la continua contaminación en las playas del sur’, publica el siguiente artículo:

« La formación política Sí Se Puede lo tiene claro y así lo denunció este jueves a través de un comunicado: la situación de manifiesta insalubridad de muchas playas del sur de Tenerife, por ejemplo en Santa Cruz, Candelaria, El Rosario, Güímar y Granadilla, entre otras, responde a “la irresponsabilidad histórica de los ayuntamientos y del Consejo Insular de Aguas [organismo dependiente del Cabildo de Tenerife], lo que amenaza el disfrute de las playas este verano en Tenerife y daña la actividad económica principal en los municipios sureños: el turismo”. Todo esto se debe “al efecto [contaminador del mar] producido por los vertidos incontrolados de aguas sin depurar en la costa del sur de la isla”, que son demasiados y se localizan en bastantes puntos de esa línea costera.

La organización ecosocialista reclamó este jueves que los ayuntamientos y el Cabildo, coordinados a través del Consejo Insular de Administración Territorial de Tenerife (CIATT), acuerden continuar invirtiendo “mucho más dinero en la tarea inaplazable” que debe concluir con la erradicación de la contaminación en la aguas marinas costeras.

Solo era cuestión de tiempo que ocurriera lo que está pasando en estos días [en alusión al cierre de numerosas zonas de baño por contaminación marina], en que hemos llegado a la situación tan temida por las personas usuarias de las playas y por los negocios que viven del atractivo turístico en nuestra costa”, aseguró el concejal de Sí Se Puede en el Ayuntamiento de Candelaria, Agustín Espinosa, portavoz de la organización en Tenerife para estos asuntos.

Este portavoz se refiere al cierre intermitente pero continuado de las playas de El Médano y a las prohibiciones del baño en la costa de Candelaria y Güímar en los últimos diez días. Además, Espinosa recuerda que en Arico son habituales las roturas del emisario de El Porís de Abona y hay fallos en el de Tajao. La organización ecosocialista ha denunciado también ante la Fiscalía los vertidos incontrolados en Arona y Adeje, a los que hay que unir el de La Hondura, en Santa Cruz, y algunos en la costa de El Rosario, por ejemplo los que han afectado a la playa de La Nea en tiempos recientes.

Espinosa destacó que “la presencia de bacterias del tipo E.coli en las aguas de las playas que han sido cerradas al baño es la demostración del origen local de la contaminación, puesto que estos organismos no soportan vida en el mar más allá de las 24 horas”.

La organización ecosocialista apuntó como el origen de estos problemas a la “nefasta gestión del tratamiento de aguas por parte de los ayuntamientos y, especialmente, del Consejo Insular de Aguas, dependiente del Cabildo de Tenerife, que cargan con decenios de responsabilidades desatendidas y afrontan multas inminentes de la Unión Europea (UE) por el incumplimiento de sus obligaciones en la conservación del medio ambiente”.

Espinosa recordó que “la gestión correcta de las aguas residuales es un asunto de salud pública y, también, al menos en los municipios del sur de Tenerife, una cuestión básica en la economía local”. La misma fuente aseguró que el daño causado a la costa “alcanza por igual a pequeños y grandes negocios y a la imagen general de una isla que ha puesto todos los huevos en la cesta del turismo”. El portavoz sostuvo que “la falta de gestión y de resolución de este problema está provocando alarmismo y puede suponer la pérdida de puestos de trabajo”. »

El 24 junio, también eldiario.es en su secciónTenerife Ahora publica otro artículo que, con el título Arona extrema los controles sobre el agua de sus playas ante los problemas de contaminación en zonas cercanas’, dice:

« La situación generada en otros municipios del sur de Tenerife (Candelaria, Güímar y Granadilla, entre otros), con algunas de sus playas afectadas por contaminación con la bacteria E.coli (lo que ha obligado a cerrarlas al baño), ha llevado al Ayuntamiento de Arona a extremar las medidas para seguir garantizando la máxima calidad del agua en sus principales playas.

De esta forma, el área de Medio Ambiente, Obras e Infraestructuras, a instancias del alcalde José Julián Mena, ha decidido incrementar el número de controles que realiza de manera habitual Canaragua, la empresa que presta el servicio municipal de aguas y saneamiento. A partir de este lunes, pasará de dos análisis mensuales a dos semanales. A estos controles se suman los que de forma periódica realiza el Consejo Insular de Aguas.

La toma de muestras por parte de esa empresa se realizará en las playas de Las Vistas, Los Cristianos, Las Galletas, El Camisón y Troya, y los resultados estarán disponibles en la página web del Ayuntamiento con la máxima transparencia, como es habitual.

José Julián Mena ha explicado que “la intención de este grupo de gobierno es anticiparnos y tener el máximo control sobre la calidad de las aguas de nuestras playas para prevenir situaciones como las que se han generado en otros municipios, que han tenido que cerrar alguno de sus puntos de baño”. »

El 26 de junio, ELDÍA.es publica un artículo con el título Salud Pública desaconseja el baño por masas de algas entre Güímar y Granadilla’, en el que dice:

« Salud Pública, dependiente del Gobierno de Canarias, ha desaconsejado el baño en los lugares donde se avisten las masas de algas que afectan estos días a zonas costeras ubicadas entre Güímar y Granadilla de Abona, en la isla de Tenerife.

“A través de Sanidad Ambiental se han adoptado una serie de medidas de precaución respecto al avistamiento de masas de algas de gran volumen, por lo que se recomienda que no se produzca el baño donde –las algas– entren en contacto directo con las zonas de playa”, dijo la portavoz del Gobierno de Canarias, Rosa Dávila.

Durante la mañana de este lunes, un helicóptero de reconocimiento ha sobrevolado las zonas más afectadas por esta alga, “y en principio sólo quedan algunos cúmulos que se acercan a algunas playas”.

Así, la portavoz recordó que Salud Pública desaconseja el baño donde se vean estas masas de algas y que espera que la bajada de las temperaturas junto a la acción del viento hagan desaparecer estos cúmulos. »

El mismo medio publica otro artículo ese día advirtiendo en esta ocasión sobre la proliferación de microalgas en las costas de Canarias que, con el títuloAlertas en Canarias ante la proliferación masiva de algas’, dice:

« Atentos ante cualquier mancha de coloración anómala del agua. Esto es lo que recomienda Salud Pública a la población canaria ante el afloramiento masivo de microalgas que se detectó este fin de semana en aguas cercanas a las costas isleñas. Y es que, aunque el organismo del Gobierno de Canarias da por finalizado este episodio denominado ‘bloom de microalgas’, recomienda mantener la vigilancia y evitar el baño en aquellas zonas donde se observe una anomalía. La razón: estas especies pueden provocar irritación en la piel.

La jefa del servicio de Sanidad Ambiental de la dirección general de Salud Pública del Gobierno de Canarias, Luisa Pita, detalla que el episodio se detectó el sábado por la tarde. “Medio Ambiente avisó de que esta proliferación de algas se estaba acercando a la costa, en concreto, a las zonas de San Andrés, Güímar y Granadilla“, explica. Ante la posibilidad de que el afloramiento llegara a las playas tinerfeñas, el organismo alertó a los ayuntamientos. “La idea era que los consistorios pudieran tomar las medidas necesarias en caso de que se detectaran estas manchas”, agrega.

Pita señala que se trata de un fenómeno natural motivado por determinadas condiciones climáticas, como la subida de las temperaturas. “No es muy frecuente en nuestras aguas aunque si en las tropicales”, puntualiza. Este desarrollo masivo de microalgas se puede observar como una mancha de coloración marrón, la formación de espuma con aspecto viscoso y la pérdida de transparencia del agua. “Estas son sus características y es importante que la población las sepa diferenciar de otro tipo de vertidos”, asegura.

No obstante, a lo largo del día de ayer las manchas se han ido disipando. “Creemos que el episodio ha finalizado pero nos mantenemos atentos por si fuera recurrente”, concluye Pita. »

El 2 de julio, con el título ‘Los vertidos y el cambio climático amenazan la costa, Diario de Avisos publica lo siguiente:

« Durante las últimas semanas se han sucedido cierres de playas de la costa de Tenerife por la contaminación de sus aguas, al igual que se desaconsejó el baño ante la presencia de algas entre Güímar y Granadilla de Abona. Dos fenómenos independientes, pero que se han acumulado en el tiempo, generando una preocupación entre la opinión pública sobre el estado de las costas insulares.

Colectivos ecologistas como ATAN o Greenpeace vinculan la aparición de esta contaminación en las playas fundamentalmente al deficiente sistema de depuración de las aguas residuales que existe en las Islas. También lo relacionan con la aparición de algas, donde “las aguas fecales actúan como un nutriente extra”, tal y como señaló la responsable nacional de Greenpeace para temas marinos, Pilar Marcos.

La presencia de la bacteria E.Coli en las playas, que puede provocar diarreas hemorrágicas y que se detectó a mediados de junio en las aguas de El Médano, provocando su cierre temporal hasta que los niveles se estabilizaron, está vinculado, a juicio de la portavoz de esta ONG, “con el desarrollo urbanístico desaforado, que no solo hace daño al paisaje, sino que también provoca otros impactos directos e indirectos en otras cuestiones, como la calidad del agua”. El mes anterior también hubo que cerrar Las Teresitas y Güímar al baño por la presencia de una bacteria.

Sostiene que muchas de las depuradoras municipales están proyectadas teniendo en cuenta solo el censo de la población residente, pero no el volumen de visitantes, especialmente en las localidades turísticas, lo que provoca que no den abasto para la depuración de las aguas residuales y se saturen “al calor de la burbuja inmobiliaria”. A ello, suma el hecho de que muchos emisarios no se encuentran ni a la distancia de la costa ni a la profundidad oportuna. La presencia de la bacteria E. Coli, según Pilar Marcos, “es un problema bastante grave no solo en Canarias, sino en todo el país”.

Un análisis con el que coincide el portavoz de ATAN, Eustaquio Villalba, que recuerda que esta organización ecologista viene denunciando desde hace tiempo esta situación en las aguas de la Isla. Una bacteria como el E.Coli, que tiene origen en el intestino humano, vincula estos hechos con la gestión de las aguas fecales. “Sin embargo, las autoridades insulares y el Gobierno han preferido invertir en otras cosas y no en las redes de saneamiento, y la consecuencia es la situación que estamos viviendo. Si no incidimos sobre el origen del problema, es un acontecimiento que se irá repitiendo”, recalca Villalba.

El portavoz de ATAN recuerda que la Unión Europea exige que las aguas residuales tengan un tratamiento antes de verterlas al mar. “Aquí, durante muchos años, se ha invertido dinero en depuradoras sin tener redes de alcantarillado. En otros casos, no tienen capacidad para depurar el agua y se vierte el exceso. Y luego está la situación de los emisarios submarinos. Muchos de ellos están rotos”.

Eustaquio Villalba destaca que esta situación es negativa para el sector turístico, como el caso de la Playa de Las Américas, donde señala que “se han localizado, según datos oficiales, contaminación por vertidos de aguas que no están bien depuradas”. Pero más allá del impacto que podría tener para la economía, en un sector de tanta trascendencia para el Archipiélago, destaca que se trata de una cuestión de salud pública. “El estado de las costas de Canarias es muy deficiente por los vertidos que se hacen al mar y su masificación”, sentenció.

Además está la incidencia del cambio climático, que está afectando a los ecosistemas marinos canarios. “En tierra hay muchos ejemplos de especies que se han introducido y que ahora son una plaga, como el rabo de gato, y puede ocurrir en el mar”, concluye.

CAMBIO CLIMÁTICO

El Catedrádito de Biología Marina de la Universidad de La Laguna, Alberto Brito, señala que la aparición de bacterias como el E.Coli en las playas no es nuevo, aunque si se detectan ahora con más frecuencia es porque “hoy en día se hacen más análisis que nunca en la costa”, como exigencia para obtener las banderas de calidad en las principales zonas de baño.

En el caso de la presencia reciente de masas de algas cercanas a la costa del sur de Tenerife, Alberto Brito no se atrevió a hacer una valoración al desconocer la naturaleza concreta de este caso, aunque estima que pueden tratarse de cianobacterias filamentosas, que producen toxinas que pueden afectar a la piel del ser humano. Lo que sí parece claro para el científico es que la aparición de estas algas están relacionadas con el cambio climático.

El informe titulado ‘Cambio climático en el medio marino español’, realizado por Diego K. Kersting en 2016 para el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, pone de manifiesto que “la temperatura del agua en la capa más superficial, hasta los 600 metros, ha aumentado en las Islas Canarias a un ritmo de 0,25 °C por década en el periodo que va de 1982 a 2013”, basándose en estudios hechos por científicos en las Islas. Además recoge el hecho de que existe “un claro aumento en el número de días con temperaturas extremas en el agua superficial, que han pasado de menos de 5 a 19 días por década entre 1982 y 2012”.

Otro de los efectos que está teniendo el cambio climático sobre las costas canarias es el aumento del nivel del mar. “La estación de Tenerife muestra una tasa de aumento del nivel del mar de unos 2 milímetros al año entre 1927 y 2012”, mientras que “otras estaciones en Canarias, que cuentan con series históricas de nivel del mar desde la década de 1940, muestran tendencias menores, por debajo de 1 milímetro al año”.

BIODIVERSIDAD

En lo que se refiere a la distribución de especies, lo peces son uno de los grupos que presentan cambios más marcados en relación con la modificación de las condiciones ambientales. Citando un trabajo del biólogo Fernando Brito, detalla que “el 80% de los avistamientos de nuevas especies de peces litorales en las islas Canarias entre 1991 y 2005 corresponden a especies de afinidad tropical”.

Mientras que algunas de estas especies tropicales tienen una presencia esporádica en las aguas canarias, otras disponen de poblaciones estables. Uno de estos casos es el pez conocido como gallo aplomado, que “constituye en la actualidad un importante recurso pesquero en las islas occidentales y es depredador del erizo Diadema africanum, cuyas poblaciones constituyen en la actualidad una verdadera plaga, señala el informe citando a Brito.

El estudio recoge que “muchas especies nativas de peces de afinidad tropical han experimentado un crecimiento poblacional bajo las nuevas circunstancias climáticas, como la vieja, la calufa, el gallo azul o el peje trompeta. Otras, como el peto, que empezaron su expansión en las islas más cálidas, han ampliado su distribución hacia las orientales, más frías, coincidiendo con el calentamiento”.

Mientras que especies de origen templado como el Carajillo real, la Corbina negra y el Romero capitán han experimentado un retroceso, especialmente en las islas occidentales, quizá atribuible a la sobrepesca. »

El 20 de julio, eldiario.es en su sección La Palma Ahora, con el título ‘Sanidad desaconseja el baño en las playas que se vean afectadas por la llegada de microalgas’, publica:

« La Consejería de Sanidad, a través de la Dirección General de Salud Pública, advierte que en las últimas semanas se han detectado en las costas de todas las islas avistamientos de proliferaciones masivas (blooms) de microalgas, que en ocasiones han llegado a las zonas de baño, por lo que recomienda abstenerse del baño y evitar el contacto con el material depositado en la arena.

Estas floraciones son un fenómeno natural, que se produce como consecuencia de diversos factores biológicos, ambientales y climatológicos, llegando a producirse proliferaciones esporádicas que se manifiestan dando lugar a cambios en la coloración del agua que las contiene.

La mayoría de las microalgas son inocuas, pero algunas pueden producir toxinas con distintos efectos para la salud, ya sea por contacto, por la ingesta del agua que las contiene, o por la inhalación de los aerosoles provocados por el oleaje.

Por ello, como medida general de protección de la salud, la Dirección General de Salud Pública recomienda abstenerse del baño y evitar el contacto directo con el material depositado en la arena en aquellas zonas de baño en las que se observe:

  • Una coloración anómala del agua, con manchas de intensidad y color variables, y pérdida de la transparencia.

  • La formación de espumas de aspecto más o menos viscoso u oleoso.

Cuando se programen actividades lúdicas en las playas, los organizadores deben tener en cuenta que la arribada de este tipo de floraciones masivas de microalgas no es predecible, por lo que se deben prever soluciones alternativas.

Se recomienda a los ayuntamientos que en el caso de que se detecte la presencia de estas floraciones masivas de microalgas en las zonas de baño, instalen carteles o indicaciones de aviso a los usuarios. Además, es importante que tanto el personal de salvamento y socorrismo como la policía local de servicio en las playas trasladen esta información a los bañistas para conseguir su colaboración. »

ABC Canarias publica el 20 julio un artículo con el título ‘Las repugnantes algas que invaden las playas canarias’, en el que dice:

« El sur de Gran Canaria y la Playa de Las Canteras, en la ciudad de Las Palmas, ha comenzado a recibir esta semana la visita de unas repugnantes algas. El Gobierno de Canarias recomienda no acercarse a ellas y llamar a las autoridades municipales cuando se detecten. Son de color marrón, textura viscosa y opacas. El fenómeno es nuevo en Canarias.

Hace menos de un mes llegaron a El Hierro y sur de Tenerife; pero esta semana han surgido casos en el municipio de Mogán, Gran Canaria. La sorpresa es que no es un fenómeno aislado: Han aparecido también en la Playa de Las Canteras.

Hace unas semanas, por la llegada de estas algas a las islas de Tenerife y El Hierro, los técnicos de la Dirección General de Salud Pública han recomendado a los ayuntamientos de zonas de costa que tomen medidas para que estas algas no tengan contacto con bañistas. Este jueves se ha hecho el mismo llamamiento al surgir los casos de Las Canteras y Mogán.

Viscosas

Luisa Pita, que es la jefa del servicio de Sanidad Ambiental del Gobierno de Canarias, afirma que “no es muy frecuente en nuestras aguas aunque si en las tropicales”, puntualiza.

El director general de Salud Pública de Canarias, José Juan Alemán Sánchez, rechaza que su procedencia sea por mala calidad del agua. Pero Sanidad de las islas pide a la población extremar la vigilancia, alejarse y avisar a las autoridades locales. No han dado el motivo. »

(Continuará…)

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *