Top Ad

Sobre el ‘caso’ de Víctor Alexis, cuyo cuerpo se encontró enterrado en un solar de Amarilla Golf

Sobre el ‘caso’ de Víctor Alexis, cuyo cuerpo se encontró enterrado en un solar de Amarilla Golf

Una vez confirmado por la Guardia Civil que el cadáver semienterrado hallado el pasado 18 de febrero en una obra inacabada en Amarilla Golf se corresponde con Víctor Alexis Morales García, el vecino de San Isidro que había desaparecido el pasado 8 de febrero, los investigadores del caso desplazados desde la península en apoyo de los miembros de la Policía Judicial de Santa Cruz de Tenerife se centran en esclarecer los hechos, siendo la principal hipótesis que barajan la de que pudo morir asesinado.

El hecho de que se trata de un crimen se sustenta no sólo por el lugar donde fue encontrado, sino porque el cadáver presenta un traumatismo importante que, en principio, sería la posible causa de la muerte. Todos los esfuerzos se centran en identificar y dar con el paradero del o los responsables de lo que, para los investigadores, se trata de una muerte violenta.

Los agentes de la Policía Científica encargados de desenterrar el cuerpo de Víctor Alexis (cuyo cadáver fue encontrado después de que una persona alertara del fuerte olor a descomposición que se registraba en la zona y pusiera en conocimiento de la Guardia Civil que entre la masa de tierra sobresalía un poco una cabeza), que se encontraba sepultado a unos tres metros de profundidad debajo de escombros, piedras y tierra en una obra inconclusa, tardaron tres días en hacerlo debido a la minuciosidad propia que se requiere para evitar que la recuperación del cadáver destruya posibles indicios e incluso pruebas sobre lo sucedido .

Aunque en estos casos siempre se revisa la lista de los desaparecidos por la zona, sin embargo desde un primer momento se trabajó con la hipótesis que podía tratarse del cuerpo de Víctor por dos cuestiones: De una parte, por la fase de descomposición en la que se encontraban los restos y, de otra, el hecho de que el solar donde aparecieron esté ubicado en las inmediaciones del taller de mecánica donde trabajaba.

Analizado el cadáver de Víctor Alexis, éste presentaba una fractura en una de sus manos y un golpe en la cabeza. Sin embargo, estas lesiones pudieron haberse producido antes del hallazgo o bien de forma accidental con la pala excavadora durante las labores de su desenterramiento. De hecho, aunque el cadáver estaba enterrado en un foso de unos tres metros de profundidad, sobresalía parte del cráneo y un hombro que probablemente las lluvias dejaron al descubierto. Hasta que no se termine la práctica de la autopsia no se podrá verificar cómo se produjeron estas lesiones. Otro aspecto fundamental es conseguir datar la fecha de su muerte, ya que la compañera de Víctor indicó a los guardias civiles que estuvo con él hasta el mismo día 8 en que se fue a trabajar, momento a partir del cuál se le perdió la pista.

El trabajo de los investigadores fue inmediato, pues al día siguiente del hallazgo del cuerpo ya se habían producido los primeros interrogatorios. Así, varios ciudadanos naturales de Senegal y domiciliados en San Isidro, que al parecer son los propietarios del taller ilegal donde trabajaba Víctor Alexis, habían declarado ante los agentes.

Una vez se le hizo la necropsia al cuerpo, el cotejo con su filiación fue relativamente sencillo al estar sus huellas en el Sistema Automático de Identificación Dactiloscópica (SAID). A los miembros del Equipo de Policía Judicial les llama la atención que nadie haya detectado algo anómalo cuando el cuerpo fue enterrado en el agujero al que su autor o autores tuvieron que llenar con piedras y arena.

Así las cosas, son dos las líneas de investigación sobre las que se trabaja. Una es que haya sido un accidente y la persona o personas que se encontraban con él en ese instante decidiesen desprenderse del cuerpo al encontrarse el taller en el que trabajaban en situación de ilegalidad. La otra hipótesis es que haya sido un ajuste de cuentas, por lo que la Guardia Civil está analizando las amistades y el ambiente en el que se movía la víctima por si de ello se pudiese obtener algún dato revelador.

Levantamiento del cadáver

Fuentes de la Guardia Civil confirmaron que Víctor Alexis Morales García tenía, al momento de su desaparición, orden de ingreso en prisión. También tiene antecedentes policiales por violencia de género y estafa, hechos por lo que los investigadores mantienen abiertas todas las hipótesis, desde un ajuste de cuentas hasta un accidente. En cuanto al precinto existente sobre el taller donde trabajaba, se debió a que estaba ilegal por lo que una orden del Gobierno de Canarias solicitó al Instituto Armado su clausura.

Al tener antecedentes por violencia de género, la Guardia Civil también comprueba como era la relación con sus exparejas. En cuanto al motivo de que, tras su desaparición, la búsqueda de Víctor Alexis se demorase tantos días, se debió a que al tener éste una orden inminente de ingreso en prisión, los agentes creyeron que se trataba de una fuga para eludir la acción de la Justicia. Esto hizo creer, en un primer momento, que el cuerpo hallado en la fosa no correspondía al mismo. Por último, fuentes relacionadas con la investigación del caso anunciaron que todavía se tardará un tiempo en poder dar con los responsables de los hechos.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *