Campaña para ‘donar sangre’ en Granadilla de Abona

Campaña para ‘donar sangre’ en Granadilla de Abona

El Instituto Canario de Hemodonación y Hemoterapia (ICHH) está promoviendo a lo largo de esta semana la donación de sangre entre la población a través de sus unidades móviles en Gran Canaria y Tenerife. Así, del lunes día 15 al viernes día 19, se encuentra una dotación de personal de este organismo realizando extracciones en el Punto Fijo II situado en el Centro de Salud de San Isidro en horario de 09:00 a 13:00 el lunes y miércoles, de 15:00 a 19:30 el martes, de 16:00 a 19:30 el jueves, y de 09:00 a 12:30 el viernes.

UN GESTO DE CIVISMO Y SOLIDARIDAD

La donación de sangre es un gesto de civismo y de responsabilidad, un acto solidario y de participación ciudadana que beneficia al conjunto de la sociedad. Es un acto sencillo, seguro, nada doloroso y asistido por profesionales especializados en todo momento. Para el donante no comporta ningún riesgo pero, en cambio, para enfermos que la reciben puede suponer avanzar en su proceso de curación.

No existe actualmente tecnología que permita crear células humanas como las que tiene la sangre: glóbulos rojos (eritrocitos), glóbulos blancos (leucocitos) o plaquetas de forma artificial. Sólo las aportaciones de los donantes permiten que los hospitales funcionen.

La sangre es un tejido del cuerpo humano formado por varios elementos con características y funciones diferentes, de ahí que se transfundan por separado a enfermos diferentes. De cada donación de sangre se obtienen tres componentes sanguíneos distintos (hematíes, plasma y plaquetas) con aplicaciones propias, de manera que se puede afirmar que ayudamos hasta a tres enfermos distintos. Los concentrados de hematíes se conservan 42 días, el plasma se conserva 1 año y las plaquetas se conservan 5 días.

La transfusión de sangre o de sus derivados se ha convertido en una parte imprescindible en la actual asistencia sanitaria. El incremento de la esperanza de vida, la creación de unidades de medicina intensiva, así como las necesidades importantes de algunos enfermos, antes considerados irrecuperables, hacen que la demanda de sangre sea constante y creciente, por lo tanto, también lo deben ser nuestras donaciones.

Una de cada diez personas que entran en un hospital necesita sangre. Así, cada día, todos los hospitales y clínicas requieren sangre o componentes sanguíneos para atender a sus enfermos, ya que la mayoría de intervenciones quirúrgicas y muchos de los tratamientos médicos demandan transfusiones.

La donación no debe estar vinculada solo a situaciones de tragedia o de emergencia sino que debe ser un acto cotidiano y habitual en nuestras vidas. Solamente donando sangre con regularidad se podrá disponer siempre de sangre suficiente y segura en stock. Para ti/usted, la donación es un acto seguro y nada doloroso. Para otros, puede suponer la vida.

Donar sangre 2

 

QUIEN PUEDE DONAR SANGRE

Puede donar sangre cualquier persona sana entre 18 y 65 años que pese más de 50 kilos. Es preciso tener este peso mínimo porque en cada donación se recoge una cantidad estándar para todos los donantes (450 ml).

Se recomienda que las mujeres donen sangre un máximo de tres veces al año y, los hombres, un máximo de cuatro, respetando siempre un intervalo de dos meses entre donación y donación.

A diferencia de un análisis de sangre, cuando hacemos una donación no es necesario estar en ayunas. Incluso es recomendable haber tomado una comida normal.

Podemos donar sangre aunque hayamos padecido hepatitis antes de los 12 años, aunque tengamos el colesterol elevado y aunque tomemos alguno de los medicamentos más frecuentes.

Mañana usted o los suyos pueden necesitar una donación y, aunque ésta sea una razón un poco egoísta, la verdad es que nunca sabemos cuándo nos puede tocar.

Al mismo tiempo que colaboramos entregando parte de uno mismo, cuando nuestro cuerpo detecta que estamos donando, inmediatamente pone en marcha un complejo y milagroso mecanismo que fabrica sangre nueva, sin aditivos.

Según recientes estudios, las personas que donan sangre con asiduidad disminuyen el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

 SEGURIDAD Y GARANTÍA

Tanto para la seguridad del donante como del receptor, se realizan una historia clínica y una serie de pruebas antes de la donación. Después se analiza la sangre.

Para garantizar la seguridad transfusional y disminuir el riesgo de transmisión viral, antes de ser distribuidos para su transfusión a los enfermos o accidentados todos los productos sanguíneos pasan por los siguientes exámenes sistemáticos y rigurosos:

  • Control de la tensión
  • Determinación del grupo sanguíneo
  • Detección de anticuerpos irregulares
  • Detección de sífilis
  • Detección del virus HIV (SIDA)
  • Detección de hepatitis B y C
  • Detección de otros anticuerpos
  • Detección de anemias

De manera que, con independencia de que nuestra donación es trascendente para otro ser humano, seremos objeto de una útil y rigurosa analítica en la que cualquier alteración importante nos sería comunicada de inmediato y confidencialmente.

La donación es rápida y segura, pues todos los aspectos relacionados con la hemodonación están perfectamente legislados y desde las Asociaciones de Donantes se ha acuñado un término preciso que tiene que ver con la ‘calidad’ en la donación y de los productos que se transfunden: hemovigilancia.

Así que, desde el ICCH nos invitan a ser generosos/as y pasar por la Unidad de donación de sangre ubicada hasta el próximo viernes en el Centro de Salud de San Isidro para donar vida a otras personas que la necesitan y, de paso, obtenemos una analítica completa.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *